« Sevilla: Ruta de bares singulares Misteriosa y romántica Cuenca »

Bajo nuestros pies y sobre la memoria histórica descansan siete siglos de ocupación del Imperio Romano, una Hispania gloriosa que todavía se asoma para recordarnos quiénes somos y, sobre todo, de dónde venimos. Y es que, aunque podríamos pensar que el mundo moderno ha borrado las huellas del pasado con el crecimiento de las ciudades, incluso la capital y alrededores guardan vestigios asombrosos para dar rienda suelta a nuestra vocación exploradora, eso sí en calidad de arqueoturistas.

Madrid - Alcalá de Henares - Complutum

Uno de los grandes núcleos de ocupación romana fueron los territorios del actual Alcalá de Henares. Llamada Complutum, esta antigua ciudad fue fundada en el siglo I a. de C. y alcanzó un notable desarrollo durante cuatro siglos, gracias a las tierras fértiles del río Henares. Entre muros y espectaculares construcciones como termas y un mercado, alrededor de un edificio central, la Casa de los Grifos, de espectaculares mosaicos y murales. Se pueden contemplar los vestigios de su esplendor en la Calle Juncal. En el noroeste de la antigua Complutum, otra imponente residencia es también visitable. Se trata de la Casa de Hippolytus. Se cree que fue construida por un ingeniero tunecino. Entre sus mosaicos destaca una escena de pesca, perfectamente conservada. Para albergar la Casa de Hippolytus se ha construido un edificio mayor, que hace las veces de museo.

Mosaico

Desgraciadamente, se tardó mucho en aprobar la Ley de Patrimonio Histórico Español, que no llegó hasta 1985, y esta demora mantuvo desprotegidos todos estos tesoros, siendo algunos de ellos objeto de extracciones de particulares y ventas privadas. No fue el caso del Enclave Arqueológico de Remedios, en Colmenar Viejo. Dentro de su Ermita de Nuestra Señora de los Remedios se han encontrado piezas de la época romana, como un pilar con inscripciones en latín. Si visitas este lugar tan especial, podrás descubrir además la necrópolis visigoda, con sus sepulturas y ajuares. El conjunto completo se convirtió en museo visitable en 2003.

Madrid - Alcalá de Henares - Casa de Hippolytus

Otro interesante punto es Miacum, una antigua población romana que nació en la calzada que unía Segovia y Titulcia y que los historiadores situaban en la Casa de Campo de Madrid o en Las Rozas hasta descubrir estos restos en el actual Collado Mediano, entre Alpedrete, Guadarrama y Moralzarzal. Una posada romana, junto con otras construcciones, de este lugar conocido como El Beneficio, fueron levantadas sobre la Calzada de La Fuenfría, entre los siglos I y V d. de C. A esta época pertenece la impresionante roca de Piedra Escrita, en Cenicientos, al sur de San Martín de Valdeiglesias, en las afueras de Madrid. Con sus llamativas inscripciones romanas, este enorme monumento clavado en la tierra no es el único de la zona. Al este y al lado de Móstoles, en Arroyomolinos, se halló el más reciente vestigio romano, un doble mausoleo, con los restos de siete cadáveres y sus ajuares, que protagonizarán un museo a pocos metros del yacimiento.

Museo de los Caños del Peral

Si no quieres moverte de la capital, en pleno corazón del centro madrileño se encuentra el más accesible de todos los yacimientos de la Comunidad. No perteneció a los romanos, aunque sí es una muestra de la influencia urbanística de su ocupación. Los restos de la Fuente, el Acueducto y la Alcantarilla del Arenal se exponen en el Museo Arqueológico de Caños del Peral, dentro de la estación de metro de Ópera, a pocos metros del Palacio Real, al que este medio suministró agua hasta el siglo XX. Partes de estas construcciones del siglo XVI y XVII aparecieron en la excavación para reformar la estación y han quedado expuestos para todos los viajeros y visitantes. Si quieres disfrutar de su valor histórico, en Madrid te ofrecemos hoteles y hostales a precios muy asequibles.

Publicado en: General, Historia, Madrid, Rutas Urbanas, Rutas culturales, Turismo | Etiquetas: , , , , , , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario