« De arqueoturismo, por los madriles ¿Qué queréis de tapilla? »

En nuestra visita virtual de esta semana le vamos a requerir un esfuerzo esencial… aparque las guías mas convencionales porque su simple paseo le llevará a la Cuenca romántica, placentera, llena de vida y rebosante de paz.

Río Huecar (HDR)

Su situación le concede el privilegio que antaño proveía de protección a los conqueses y que en la actualidad esconde los lugares mas recónditos y especiales. Asentada sobre una colina y bordeada por los ríos Huécar y Júcar, son las márgenes de estos ríos las auténticas protagonistas del descanso.  Así que para empezar concédase un deseo y dese un auténtico respiro en un paisaje repleto de vegetación y paisajes de postal.
Y ahora si, con la mente en blanco y abierta al disfrute sitúese en la Plaza Mayor de la ciudad, de forma trapezoidal alberga el centro neurálgico y alguno de los edificios mas importantes de Cuenca como  por ejemplo: La Catedral de Nuestra Señora de Gracia, construida en el siglo XII y de claro estilo gótico y fuertes influencias francesas representa una de las joyas del gótico de Castilla La Mancha habiendo influido incluso en la construcción de la Catedral de Toledo. Otro de los edificios situados en la Plaza Mayor es el Ayuntamiento, del siglo XVII.
Catedral de Cuenca

Desde este punto central saldremos por la calle Alfonso VIII que tomó su forma definitiva en el siglo XVIII y en la que se conservan varias casonas del s. XVII, una fue la del Corregidor, aunque en la actualidad no se encuentra muy bien conservada, y la otra es la casa-palacio de los Clemente de Aróstegui. Y reconozca en su caminar la Torre  Mangana, situada en el lugar en el que se alzó en el pasado el antiguo Alcázar árabe. Según los estudios pudo ser una catapulta de defensa de la ciudad aunque en la actualidad es, además de un símbolo de la ciudad, un reloj municipal.

Torre Mangana. Siglo XVI. Cuenca
Conducidos por las callejuelas adoquinadas de su casco antiguo, de esa parte vieja que le ofrece al visitante lo mejor de la ciudad,  podremos hacer parada en hasta doce museos. Entre ellos le recomendamos el Museo de las Ciencias situado en la Plaza de la Merced, 1; el Museo Diocesano, en Obispo Valero, 1; el Museo de Arte Abstracto, en las Casas Colgadas s/n y el Museo de la Semana Santa de Cuenca, en Andrés Cabrera, 13.  Muestra de la importancia que tiene esta celebración religiosa en la ciudad es este museo, pero también sus mas que famosas procesiones entre las que  destacan las conocidas Turbas de Cuenca. Una fecha única para conocer no sólo la cultura, la arquitectura o la tranquilidad conquense, sino también la mas antigua  tradición religiosa.
palotes en las turbas

Hemos hecho parada, si, pero no fonda, es el siguiente paso: Si en nuestra primera visita virtual a Cuenca conocimos La Bodeguita, hoy vamos a detenernos en El Restaurante Mesón El Bodegón que se encuentra situado en la calle Cerrillo San Roque, en el  mismo casco antiguo de la ciudad.  Allí podrá reponer fuerzas con los platos  mas tradicionales como las migas del pastor y el morteruelo.

Es cierto, Cuenca no se ve en un día… así que disfrútela y asiente cada paso por la historia y la cultura de la ciudad que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1996.  Y si decide visitarla no olvide que  aquí ponemos a su disposición una amplia oferta de los hoteles y hostales  mas baratos de Cuenca.

Publicado en: Cuenca, Cultura, Escapadas, General, Historia, Museos, Turismo |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario