« Misteriosa y romántica Cuenca Granada sin La Alhambra »

- ¿Y qué tienes?
- Marraná de pulpo, brótola y brotolilla chica, pijota, jurel, fritailla, chuclas, caramel, tabernero, pulpo seco, aguja, salmonetes, cherigan, pollico, raya y jibia.
- Puesss, jibia.
- ¿Plancha, asada, frita o en salsa?

¡Buen provecho!

Este es el protocolo recurrente en cualquier bar almeriense que se precie. Porque tapas las hay y muy buenas en toda la geografía hispana pero en Almería el pescado protagoniza el acompañamiento siempre fiel a la cerveza, al vino o al vermú. La retahíla que canta el camarero es el preludio a una suerte de exquisitas tapas de pescado en su mayoría procedentes de lo que aquí se denomina parte, costo o morralla: porción del pago al pescador por su faena traducida en especie que, en este caso, son ejemplares pequeños (no confundir con pezqueñines, ojo), de bajura, que han quedado atrapados entre las redes y que se han de consumir en el día.

Almeria

Los bares de tapas estan diseminados por toda la ciudad en los alrededores de la iglesia de San Roque, la zona de la calle Real y la plaza Vieja, la zona de la puerta de Purchena y el paseo de Almería, la zona del Cable Ingles y el paseo marítimo o la mítica plaza de la Virgen del Mar.
Reconocer cuál es el bar que tiene buenas tapas es harto sencillo: basta mirar la afluencia de público y la algarabía circundante para apercibirse de que allí esta pasando algo bueno. De todas formas, vamos a recomendar un ramillete de establecimientos, muchos de ellos de barrio, que atesoran buenas recetas (algunas de ellas de origen árabe) y frescura en sus productos:

El Bombón, situado en la avenida del Mar en el castizo barrio de Pescadería, muy cerca del puerto: tapas abundantes  y de calidad en uno de los barrios con más solera de la ciudad.  El Peña Jueves Taurino, sin salir del barrio, ofrece a su parroquia una de las tapas más deliciosas del universo conocido: el gallo Pedro frito y las gambas rebozadas. De mención y reposta son también el bar Alcázar y el Baviera, especializados en pescado y guisos respectivamente. Todas muy cerca del Puerto.
El Tropezón, en el arquillo de la calle Real en dirección al hospital provincial, esta regentado por Carlos que combina una cuidadosa selección de tapas que pueden ser consumidas en una terraza bastante agradable.

CATEDRAL DE ALMERÍA_PLAZA

En el casco antiguo, cerca del conjunto monumental de La Alcazaba,  destacar la bodega Montenegro: rico vermú y tinto de verano casero que maridan que ni casados con sus tapas estrellas: el lomo al ajo, la ternera jardinera, la asadura y el tabernero. También el kiosco Las Olas en el parque Nicolás Salmerón ofrece una excelente marraná de pulpo sin menoscabo de sus arroces siempre en su punto. Y ya que estáis por la zona antigua merece una vista a la Alcazaba y a la Plaza de la Catedral.
Si después del tapeo os apetece tomar algo recomendados quedan: El Alambique, La Térmica, el Amargo y el Vadha en la calle Real a la altura de las cuatro calles. Y si las tapas y la cerveza empiezan a suspirar por Morfeo, os ofrecemos los mejores hoteles y hostales de la ciudad para el merecido descanso del “tapero.”

Publicado en: Almeria, Escapadas, Gastronomía, General, Rutas Urbanas | Etiquetas: , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario