« De Fallas a Valencia Ibiza Loves Brunch »

Muchas son las tortillas españolas que abundan en las geografías del mismo nombre. Tantas como regiones, provincias, autonomías y, en resumidas cuentas, fogones patrios. Hay quien dice que no hay tortilla igual a otra y que tan racial plato abre fronteras y bocas allá donde vaya como la mejor carta de presentación; ni toros, ni flamenco, ni mundial de futbol, una buena tortilla española es un pasaporte con visados para todo el mundo conocido. Las hay deconstruidas, precocinadas e incluso cuadradas, aunque los cánones regidos por lo consuetudinario, obligan a la redondez en las formas, patata (si es nueva o gallega mejor que mejor), cebolla, rotundos huevos de corral y aceite de oliva sin demasiada graduación.

Tortilla Española

En Madrid se sirve en porciones, pinchos de tortilla, y la parroquia los suele consumir para desayunar junto con el café; cosa extraña para muchos pero muy asentado en la capital. Compite el pincho con el churro y la porra, pero los amantes del tentempié salado se decantan inequívocamente por tan español invento.
Cada bar, tasca o bodega que se precie ha de tener entre sus raciones, tapas y pinchos a la gran dama de la barra y aunque existen algunos establecimientos que alcanzan el primor y la fama  por su excepcional factura, invitamos desde aquí al viajero a adentrarse en el descubrimiento de nuevos lugares recomendables.

Bodega de la Ardosa. Calle Colón. Madrid

En el barrio de Malasaña a tener en cuenta Bodegas La Ardosa, famoso establecimiento por sus empanadas, tostas, cerveza Guiness y, por supuesto, sus tortillas. Conviene madrugar un poco si queréis degustar el plato bandera de la casa, ya que a media mañana han desaparecido de la barra. Después, y ya bien desayunado, puedes darte un paseo por la calle más cool de la capital: la calle Fuencarral o darte un garbeo por el Museo de Historia de Madrid, antiguo hospicio capitalino que cuenta con una sorprendente fachada plateresca.
Cercano al barrio de Lavapiés y la Estación de Atocha, exactamente en el número 30 de la Ronda del mismo nombre, se localiza el bar La Rosa: típico y recoleto establecimiento con su barra de aluminio y sus raciones entre las que destaca la generosa tortilla que sus amables mesoneros dispensan. Además esta enfrente del Teatro Circo Price, el Reina Sofía y La Casa Encendida.

Tortilla de Betanzos

La Ancha, otro clásico, muy cerca de Las Cortes, en el número 7 de la calle Zorrilla, dispensa una de las mejores tortillas de la ciudad que puedes aderezar con sus suculentas croquetas de jamón confeccionadas con bechamel de suavidad indescriptible.
Las Tortillas de Gabino, en Rafael Calvo, 20, muy cerca del Museo Sorolla, cuenta con una anchurosa legión de variedades de tortilla: de patatas (Velazqueña), boletus, setas y trufa, bacalao con purrusalda, pulpo a la gallega…Támara / Casa Lorenzo, indispensable para los amantes de la tortilla además de los escabeches, los buenos callos y albóndigas en el número 33 de la Avenida de América.

Taberna El Almendro 13

La Penela, con dos establecimientos en Madrid, ambos en el barrio de Salamanca (Infanta Mercedes, 98 y Velázquez, 87) y la casa madre ubicada en A Coruña. Destaca su tortilla jugosa y poco cuajada al más puro estilo de Betanzos. Tampoco hay que perder de vista el pulpo con cachelos, la carne estofada a la gallega y los callos con garbanzos.
Aun siendo estos los más reconocidos por su buen hacer y permanencia a lo largo de los años, la capital ofrece un sinfín de establecimientos donde descubrir uno de los platos cumbres de la gastronomía española. El Almendro 13, Casa Alberto, el Comercial, el Albur o el Diamante son algunas recomendaciones por si quieres ampliar tu investigación en Madrid. Y si para ello necesitas pasar la noche en Madrid,te ofrecemos una suculenta oferta de hoteles y hostales a precios tan económicos como digestivos.

Publicado en: Escapadas, Gastronomía, General, Madrid, Rutas Urbanas, Turismo | Etiquetas: , , , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario