« Gin, tonic and Barcelona Animal ibérico busca amigo exótico »

Si un ámbito de Salamanca compite en fama con su carácter de capital cultural, ése es el ambiente gastronómico y nocturno. Universidad y diversión están irremediablemente unidas, por lo que la ciudad ofrece cientos de opciones a quienes quieran desconectar de los compañeros o reconectar con los amigos. El casco antiguo se repuebla de amantes del buen comer concentrados por tradición en la Calle Van Dyck y sus alrededores, muy cerca de la Plaza de Toros “La Glorieta”. Ni siquiera hay que salirse de esta vía para degustar desde especialidades castellanas a cocina de autor: vinos, cervezas, pinchos y tapas en cuatro paradas, todo por 10 euros.

Esperando en la barra

No hay mejor principio que los clásicos. Por eso, el Café de Chinitas (Calle Van Dyck, 12) es el lugar ideal para arrancar el recorrido por la cocina local. Pinchos, bocadillos y tapas componen la propuesta de este emblemático lugar con un rasgo en común: el sabor casero. Convertido en uno de los puntos de más ambiente los fines de semana durante el día y toda la semana por las noches, el establecimiento es una apuesta segura. Nuestra recomendación es la tapa de callos a la salmantina: con caña, por 2 euros. También tradicional, el mesón El Minutejo (Calle Van Dyck, 50) ofrece todo el ambiente de una antigua taberna, con adornos típicos. Además de contar con un amplio y luminoso salón, sirve ricas tapas en la barra. De hecho, el mejor ambiente se forma en este espacio los fines de semana desde la hora del vermouth hasta bien entrada la noche. Aunque ofrece una carta completísima de especialidades castellano leonesas con deliciosas carnes y guisos, si quieres continuar el paseo gastronómico, nuestra recomendación es el montadito de lomo, jamón y queso: con caña por 2,20 euros.

caña y minutejo

Disfrutar de la cocina regional sin probar uno de los platos estrella de la cultura gastronómica salmantina, el cochinillo al horno, es fallar en el intento. Y esta popular arteria urbana cuenta con uno de los mejores exponentes de su preparación. Don Cochinillo Asado (Calle Van Dyck, 55-57) es uno de los restaurantes más populares de la ciudad. Sazón casero, ingredientes de primera y un horno de leña son las claves de su éxito. Puedes probar quesos, embutidos, ricas carnes a la brasa y tapas como el lomo en salsa de boletus, pero te proponemos el manjar que da nombre al establecimiento, una tapa de cochinillo asado: con caña por 2 euros.

Cochinillo asado

Mención aparte merece la última estación de esta ruta. El restaurante Teveré (Calle Van Dyck, 38) ha conseguido revolucionar el circuito gastronómico de Salamanca, gracias a su innovación y originalidad, pero fiel a la identidad de la región. Su carta permite explorar deliciosas propuestas de cocina creativa de autor, a precios muy asequibles. Nuestra recomendación es la tapa de foie a la sal con kikos, a 3 euros y 1,80 por la caña. La filosofía de Teveré apuesta por dar a conocer lo mejor de la tierra. Por eso, participa en interesantes eventos gastronómicos como el Salatapas, junto a una quincena de establecimientos, por el que hasta finales de mayo los visitantes pueden probar una tapa nueva todos los miércoles y jueves, con un vino de la cercana Sierra de Francia, por 3,90 euros. Si te quedas hasta entonces, mantén tu presupuesto con estos hoteles y hostales económicos y bien situados.

Publicado en: Fiestas, festivales y eventos, Gastronomía, General, Historias Urbanas, Rutas Urbanas, Salamanca, Turismo | Etiquetas: , , , , , , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario