« Monumentos peculiares, raros y espectaculares Siempre nos quedará Madrid »

Cuenta la historia que una de las identidades gastronómicas españolas nació de una anécdota protagonizada por el rey Alfonso XIII durante un viaje a Cádiz. Y es que el monarca se encontraba tomando un vino de Jerez en el Ventorrillo del Chato y fue “atacado” por un remolino de viento que puso en peligro su delicioso elixir. Para evitar que su bebida quedara llena de granos de arena, un avispado camarero se apresuró a tapar su copa con una loncha de jamón, que el rey degustó posteriormente con gran apetito. Tras este vino, Alfonso XIII tomó otro, pero exigió que se le sirviera de la misma manera. Todos los presentes rieron con el ingenio real e imitaron al rey pidiendo que su consumición fuera servida de igual forma. Así nacieron las tapas, un pequeño bocado que se ha hecho famoso a lo largo y ancho de toda la geografía nacional y que el visitante no podrá dejar de degustar si viaja hasta casi cualquier ciudad española.

jamon and pa amb tomate

En este caso, y si anteriormente ya le mostrábamos en nuestro espacio el ‘Toledo subterráneo’, hoy le toca el turno a la gastronomía en miniatura de la zona. Hablamos por supuesto de los bares de tapas con más solera de la antigua capital española. Y en primera posición de nuestro particular ranking hay que citar la Cervecería El Trébol, un establecimiento con una decoración moderna y agradable donde las haya, con muy buenos precios y muy ricas tapas. Es un lugar concurrido en la calle Santa Fe en el que hay que degustar sus pulgas, las roscas para compartir y las bombas.

  • Tapas: bombas, croquetón de gambas, carcamusas toledanas y tapas manchegas elaboradas a base de perdiz, queso manchego y asadillo con ventresca.
  •  Roscas: rosca Trébol con lomo, pimiento y jamón, rosca de pollo con bacón crujiente y cremoso de queso, o bien rosca de picadillo de ciervo con salsa de setas.
  •  Pulgas: Pulgas de atún con asadillo de pimientos, de ciervo con salsa de setas, de salmón ahumando con roquefort o de jamón ibérico con tomate.

Tapas at El Trebol

La bomba

Asimismo, obligada parada merece La Abadía, en plena plaza de San Nicolás, o lo que es lo mismo, también en la zona vieja de Toledo. Es un lugar ante todo muy bonito, en el que además el trato hacia los clientes es espectacular. Brillan por la presentación de sus platos y por los precios de escándalo que ofrecen. Entre sus especiales se encuentran las sartenes, las tapas o las pulgas.

  • Tapas: dúo de croquetas de bacalao al ajillo y de jamón ibérico, parrillada de carne y verduras con ajo y aceite, milhojas de ahumados, filetitos de ciervo marinado con salsa hongos y patatas paja, chipirones encebollados en su tinta con arroz suelto con pasas, cuchifrito lechal con cítricos, gambones a la plancha con ali-oli de carabineros, enchiladas suizas con queso manchego y jamón ibérico con pan de olivas y tumaca.
  • Sartenes: de pisto manchego con queso de cabra gratinado, migas manchegas o bien picadillo de matanza con huevos estrellados.
  • Pulgas: pulga Abadía elaborada con crema de atún, pulga con pimiento, jamón y lomo, pulga de ciervo con salsa de setas, pulga de salmón con roquefort, pulga de salmón con crema de tomate o pulga de solomillo con muselina gratinada.

Siguiendo la ruta gastronómica de tapas de Toledo encontramos el Bar Ludeña, situado concretamente en la Plaza de la Magdalena. Sobre su barra rulan a diario miles de platos de ‘carcamusas’. Un nombre original que designó el plato elaborado a base de carne guisada con tomate y salsa un poco picante. Y es que la denominación le viene de Don José Ludeña, cuando a mediados del siglo XX inventó un curioso juego de palabras, ya que el bar era frecuentado por clientes masculinos de cierta edad (‘carcas’) y bonitas chicas a las cuales consideraban sus ‘musas’. En el Ludeña además se puede tomar perdiz escabechada con cebollas, chipirones en su tinta, huevos fritos con patatas y chuletas de cordero.

carcamusas

Otro de los cásicos en la magistral Toledo es el Asador Palencia de Lara, localizado en la calle Nuncio Viejo, junto a la catedral. En pleno casco antiguo se alza este establecimiento con una amplia variedad en tapas calientes, destacando el chipirón y gamba en salsa de queso manchego, pero sin olvidarse de manjares como el rollito de salmón con crema de queso de ensalada, las tapas de cochinillo, las migas manchegas con huevo frito de corral o las verduritas fritas al punto de sal. Delicias que dejan volar la imaginación con sólo oír sus nombres y que tendrá que probar por obligación si se encuentra por Toledo.

No obstante, y a pesar de únicamente haber citado una pequeña muestra de las tapas de esta ciudad manchega, desde Infohostal les emplazamos a que recorran buena parte de sus calles y que conozcan de primera mano sus baratas tapas. Y para que además pueda pernoctar en Toledo y conocer su historia les recomendamos que aprovechen todas nuestras ofertas en los hostales y hoteles de los aledaños, a un precio realmente económico. Y recuerden, sólo tienen que precocuparse de disfrutar de los mejores sabores del lugar, ¡a por ellos!

Publicado en: Gastronomía, General, Toledo | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario