« De tapas por la magistral Toledo Pueblos de cuento… y con color (I) »

Según la Madrid Film Commision, la capital española fue escenario de 167 proyectos audiovisuales solamente el pasado año. Documentales, anuncios y cintas cinematográficas, muchos de ellos producidos por compañías de otros países, encuentran en la ciudad paisajes variados y muchas facilidades económicas y legales. Si eres aficionado al cine, incluso si no has visitado los madriles antes, es probable que conozcas muchos de sus grandes íconos.

Gran Vía

Porque, ¿quién no recuerda por ejemplo la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Complutense (Avenida Séneca) como localización de los horrores de Tesis, la ópera prima de un jovencísimo Amenábar, en 1996. Con más fuerza todavía, la imponente arquitectura del centro se ha asomado a la gran pantalla desde pelis emblemáticas de la historia del cine español como La escopeta nacional, dirigida por Luis García Berlanga en 1977. La Casa de América (Paseo Recoletos, 2) antes Palacio de Linares, aparecía entonces como residencia de un aristócrata, a apenas unos pasos del arranque de la Gran Vía, que aun con el tráfico interminable, se reconoce de una de las escenas inolvidables que nos regaló Alejandro Amenábar en Abre los ojos, allá por 1997. Eduardo Noriega recorría en el filme una vía completamente desierta, una imagen que se antoja casi surrealista al cruzar cualquier día la abarrotada arteria.

Museo chicote

Precisamente en la Gran Vía, el Museo Chicote (Gran Vía, 12) acoge un momento crítico en la trama de Los Abrazos Rotos, de 2009. En este clásico imaginó Pedro Almodóvar la confesión de Judit a Diego y Harry Caine que hace encajar todas las piezas de la historia. El barrio alberga otros instantes dramáticos del director manchego. En la Antigua Casa de Ángel Sierra (Gravina, 11) de la Plaza de Chueca, Leo, el personaje de Marisa Paredes, se desmoronaba en La Flor de mi secreto, de 1995, y Carmen Maura se volvía loca tirando desde discos hasta un teléfono por su terraza, frente a elegantes edificios como el Metrópolis (Alcalá, 39), en Mujeres al borde de un ataque de nervios, de 1988.

Madrid Gay Guide for iPhone, iPod Touch & iPad

Fnac

En CallaoFnac anunciaba la antología de Amanda Gris, también en La flor. Y la Plaza de los Cubos observaba uno de los primeros y más apasionados besos gay en nuestro cine, el de Pablo y Juan. Era 1980 y Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón.

en el Cine Doré

Villa Rosa, 1919. Calle Núñez de Arce. Madrid

Ubicado en el Barrio de las Letras, el Cine Doré, sede de la Filmoteca, se lanzaba al estrellato internacional con Hable con ella, en 2002, y el tablao Villa Rosa sucumbía ante el talento de Letal, un travesti encarnado por Miguel Bosé que ofrecería uno de los playbacks esenciales de la gran pantalla en Tacones Lejanos, de 1991. En el vecino barrio de La Latina, a Marisa Paredes le costaría 5.000 pesetas que le ayuden a quitarse los botines en la Plaza de Puerta de Moros, en La flor de mi secreto.

Madrid - Plaza de los Carros

En Matador, María y Diego coquetean con la tradición suicida del Viaducto de Segovia, ligando la historia a la cultura local igual que la Puerta de Alcalá simbolizaba la entrada a Madrid en Carne trémula, de 1997.

MADRID POR DRUIDA CUADRIGA EDIFICIO DEL BBVA 29-10-2006

Por su parte, Alex de la Iglesia, también muy céntrico, hacía a la Maura escapar entre las cuádrigas del tejado del Edificio del BBVA de La Comunidad, de 2000, en una persecución tan pintoresca como la de El Día de la bestia, dirigida también por de la Iglesia aunque en 1995, por la Calle Preciados.

Para protagonizar un tour cinematográfico puedes hacer noche en uno de los hoteles y hostales económicos de la zona. Si buscas emociones fuertes, por la mañana, todo puede pasar…

Publicado en: General, Historias Urbanas, Madrid, Turismo | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario