« Siempre nos quedará Madrid Los miradores más espectaculares de Andalucía »

Todos sabemos que en ninguno de los pueblos que vamos a sacar hoy a la palestra viven príncipes ni princesas, pero todos ellos cuentan con un factor común: que podrían ser morada de cualquiera de ellos. Hablamos de localidades encantadoras, que no encantadas, peculiares por algún motivo, pero ante todo preciosas y con grandes tradiciones arraigadas en sus entrañas. No dejen de visitarlas, nosotros les contamos en las siguientes líneas por qué.
Atendiendo a la gama cromática que predomina en sus calles cuatro son los pueblos que vamos a recorrer. Primeramente Júzcar, en plena serranía de Ronda, en la provincia de Málaga. Es un pueblo que cual camaleón cambió su color blanco de cal por un azul cielo, o lo que es lo mismo, ‘azul pitufo’. El motivo de su transformación fue el rodaje de la película ‘Los Pitufos 3D’, de Sony Pictures, pero ha permanecido así posteriormente convirtiéndose en un lugar emblemático en la zona que acoge cada día a más turistas y cinéfilos.

Júzcar (Serranía de Ronda)

A modo de curiosidad, en el pequeño pueblo de casi 300 habitantes de Júzcar se instauró para la ocasión un mesón denominado Gargamel, y que podía ayudar al turista a repostar durante su viaje. No obstante, en los tiempos que corren, nada mejor que acudir hasta el Restaurante Bodega el Bandolero, donde serán atendidos por el prestigioso chef Iván Sastre Pascual. Entre sus especialidades se encuentran la ensalada con castañas, el conejo con arroz y castañas, la suprema de cochinillo con salsa de miel, el solomillo de cerdo ibérico a la plancha o el delicioso chuletón de Ávila. Y de postre, nada mejor que degustar su crema quemada de castañas o el volcán de chocolate, elaborado con ingredientes de gran calidad para los paladares más exigentes.

Hotel Bandolero, Júzcar

Y siguiendo el viaje cromático que nos ocupa llegamos a Cudillero, un pequeño pueblo enclavado en el Principado de Asturias. El lugar destaca por muchos motivos, pero echando una primera vista al paisaje lo principal son sus casas de colores chillones colocadas como un puzzle. Son viviendas que con el paso de los años siguen contemplando el mar, resultando ser una zona tranquila, con playas solitarias y llenas de personalidad. Sin duda, es uno de los pueblos más bonitos de España en el que cualquier amante del turismo de la zona tendrá que hacer una parada. Y como todo descanso requiere una buena comida, nada mejor que hacerlo en la plaza de Cudillero, en torno a la cual hay varios restaurantes con terraza en las que se sirven pescados y mariscos recién salidos del mar y de primerísima calidad. Una oferta algo cara para los bolsillos pero altamente recomendable.

Cudillero 4

Navajas Plancha

Y de un lugar extremadamente colorido pasamos a algunos pueblos blancos de la piel de toro. Como no podía ser de otra manera la ruta continúa en Casares, un pueblo localizado en la provincia de Málaga, limitando con Cádiz. Su origen se remonta a los tiempos de íberos y fenicios, y alberga una amplia historia a sus espaldas. Es uno de los pueblos serranos que ha escapado de la modernidad y que conserva en su casco urbano la esencia de antaño, pero con la infraestructura necesaria que demanda la vida actual. Fue declarado en 1978 Conjunto Histórico Artístico y en sus calles estrechas y sinuosas pasó buena parte de su vida el escritor y abogado Blas Infante, conocido además por ser el creador de la bandera y el himno andaluz. Los platos típicos de Casares son la sopa casareña y el conejo a la montaña, que se pueden degustar en restaurantes de la zona como la Venta de la Choza, el Restaurante Bahía Beach o el Restaurante El Jardín de Víctor. Si dese visitarlo, nada mejor que establecer su morada en el vecino pueblo de Manilva.

Casares

Por ultimo, y por el ser pueblo que enamoró al famoso y excéntrico pintor Eugenio Salvador Dalí, recorremos Cadaqués en Girona. Es un pueblo blanco de pescadores muy turístico y perdido en el Mediterráneo, con calles empinadas y estupendas vistas, y en el que también se puede visitar la Casa-Museo del pintor. Cadaqués es un poblado bohemio y morada de artistas que vislumbran la pura belleza en la zona. Se trata del pueblo más oriental de la Península Ibérica, y si acude al lugar no debe dejar de visitar su bahía ni su casco antiguo… y por supuesto, degustar los mejores platos de pescado en restaurantes como Casa Anita, Cap de Creus o bien L’Horta d’en Rahola.

Cadaques 21

Anchoas

No obstante, a pesar de todo, muchos son los pueblos de cuento que hay a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional. Sin embargo, en días posteriores podrán continuar su viaje en este blog que dedica sus mejores espacios al ávido viajero. Y como siempre, Infohostal le brinda excelentes hostales y hoteles para que pueda recorrerlos al mejor precio del mercado. Una oferta suculenta que deberá saborear muy despacio, no se la pierda.

Publicado en: Asturias, Cultura, Gastronomía, Girona, Historia, Museos, Málaga, Turismo | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , |

2 comentarios a “Pueblos de cuento… y con color (I)”

  1. Santiel 10 Septiembre 2012 a las 12:06 pm

    De los lugares que se mencionan en el blog solo conozco Cudillero, y lo recomiendo al 100%, es un pueblo típico de la costa asturiana, donde se puede disfrutar de un excelente paisaje, una gastronomía excelente y de la tranquilidad.

  2. […] tan sólo una semana traíamos a esta página una muestra de los pueblos más bonitos de España destacando su gama cromática y una buena parte de su gastronomía. No obstante, hoy seguiremos la saga de los ‘Pueblos de […]

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario