« Los miradores más espectaculares de Andalucía Por Santiago de tazas »

Aunque el refranero popular se empecine en darnos la contra : “el Canal de Manzanares, pocos barcos saca a mares”, nosotros en nuestro cordial batalla al encuentro de los establecimientos donde la calidad y el precio se aúnan, hemos seleccionado un puñado de sitios donde degustar una de las especialidades gastronómicas más apreciadas: el marisco.

Mariscada, Ribeira do Miño, Madrid

No pillará a nadie por sorpresa que tan aclamado manjar alcanza precios desorbitados para muchos de los bolsillos de los viajeros. Pues bien, este conjunto de invertebrados marinos comestibles, como los crustáceos, moluscos y equinodermos, también tienen su versión Low Cost.  A destacar, a la marisquería Riberira do Miño en el número 1 de la calle Santa Brígida, 1, a pocos metros de Tribunal y aledaño al barrio de Malasaña. Cinco salones atendidos por rápidos y eficientísimos camareros que deambulan a velocidades supersónicas con bandejas repletas de marisco con: gambas, langostinos, cigalas, percebes, nécoras, centollos o bueyes de mar. Para regar el banquete marino se recomienda el vino Ribeiro que es barato, fresquito y entra fantástico.

El Boqueron 4

En el barrio de Lavapiés, concretamente en el número 14 de la calle Valencia, está situado El Boquerón, añejo bar de barrio decorado con esa especial mixtura compuesta por motivos marinos, azulejos y barra de aluminio. Los camareros son reliquias de otro tiempo que te atienden con premura y diligencia. Aunque la especialidad de la casa son los boquerones en vinagre (“marisco” madrileño allá donde los halla) no os perdáis sus deliciosas gambas plancha, así como las nécoras y las ostras. Cerveza especialmente bien tirada para deleite de los aficionados a esta espumosa bebida.

La Mina

No muy lejos, en el número 28 de calle Ave María está ubicada La Mina: bar de barrio al más puro y castizo estilo matritense, donde degustar unas deliciosas y saladas gambas a la plancha en platitos en los cuales se apelotonan cinco estupefactas gambas. Las cáscaras y las servilletas usadas descansan placenteras en el suelo del local y los camareros de palillo en ristre despachan a la parroquia atentamente. Existe otro bar marisquero del mismo nombre en el también castizo barrio de Chamberí, concretamente en el número 8 de la calle del General Álvarez de Castro. Buenas cañas y raciones individuales de gambas a la plancha para deleite de los madrileños y allegados que alcanzan su culmen los domingos por la mañana a la sacrosanta hora del aperitivo, o del vermú, como se dice por estos Lares.

Gambas a la Plancha at La Casa del Abuelo, Madrid, SPAIN

Como dato dietético, solo decir que el marisco es bajo en grasas saturadas y rico en fibra, proteínas y antioxidantes. Y para acabar la jornada y si de pasar la noche se trata, os ofrecemos una selección de hoteles y hostales a precios muy económicos, porque, y siguiendo con el refranero marino: “camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”.

Publicado en: Escapadas, Gastronomía, General, Madrid, Rutas Urbanas, Turismo | Etiquetas: , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario