« El Camino de la Lengua Castellana: lugares que han marcado nuestro idioma Primavera en Madrid »

El madrileño barrio de Chueca, epicentro del movimiento gay capitalino, cuenta con una amplia panoplia de establecimientos clásicos que han superado los vaivenes de las crisis y los cambios de negocio tan recurrentes en esta época que nos ha tocado vivir. La bodega Ángel Sierra, ubicada en la misma plaza de Chueca, es uno de los adalides que con su cerveza bien tirada y el infalible pincho de anchoa, pimiento morrón y pepinillo en vinagre no ha sucumbido al paso del tiempo. Parroquia gentil y añosa se arremolina en la siempre flamante y alumínica barra testiga de escarceos, citas y desamores desde hace más de un siglo.

Chueca bar

A pocos pasos en dirección a la calle Barquillo se nos presenta otro bar de toda la vida que dispensa con premura y buen servicio un inmenso surtido de setas que se sirven con un huevo de corral de un color amarillo casi reflectante que hará las delicias de los aficionados a la micología comestible. Buenas carnes a la brasa,  torta del casar fundida, ensaladas y buen vino para este clásico con nombre de pieza vienesa: el Cisne Azul, en la calle de Gravina, 19.

Plaza de Chueca

Sin salir de la plaza otro clásico, el Patio de Chueca, abierta desde 1946 y surtiendo de excelentes patatas fritas a los bares aledaños que las sirven de aperitivo en las terrazas que circundan el ágora. Los nuevos tiempos y la exquisita clientela del barrio han requerido la apertura de una línea delicatessen a base de boquerones, bonito, aceitunas, aceites, vinos, quesos, chocolates y helados. Aconsejables son los 100 gramos de pipas con refresco, encontrar un banco y disfrutar del colorido de esta angosta plaza antaño parcela reservada para yonkis y hampa en general.

Amanitas con Yema

Si cruzamos la plaza, en la calle Augusto Figueroa, amenaza un impresionante bunker de ladrillo visto que ocupa el Mercado de San Antón. Superviviente de una época, aunque remozado de arriba abajo, con tiendas delicatessen, tapas internacionales y una terraza donde el inconmensurable mundo gin tonic y el petardeo fino conviven con el aire fresco que transita esos días calurosos con que la ciudad de Madrid agasaja a propios y extraños.

Sin título

Plaza Vazquez de Mella

Muchos son los cafés, vinacotecas y pubs que alicatan el barrio en toda su extensión. Basta con pasear por la zona para discernir cuál es el establecimiento que más se acerca a tus intereses y tomarte una copa acompañado con una selección musical que va desde, la conocida como música chochi con un acusado acento ochenteno (Why Not?, Truco, Escape) o algo más fino, deep, lounge o electrónica de sobremesa que se conjura en la terraza del Hotel Oscar en la mismísima plaza de Vázquez de Mella. En cualquier caso, una cohorte de flyeros (relaciones públicas de los garitos de la zona) te agasajarán sin descanso invitándote a chupitos y segundas copas gratis.
Claro queda que el barrio da para pasar un largo fin de semana de encuentros y desencuentros y para ello hemos seleccionado para ti una estupenda selección de hoteles y hostales a precios más que razonables.

Publicado en: Escapadas, Gastronomía, General, Madrid, Rutas Urbanas, Turismo | Etiquetas: , , , |

Un comentario a “Clásicos del barrio de Chueca (I)”

  1. […] donde se leerá el Manifiesto Mado’13. El viernes es la noche flamenca que terminará con las propuestas más divertidas de los locales de chueca, y el domingo la noche de danza y la clausura de […]

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario