« Clásicos del barrio de Chueca (I) Aquí si hay playa »

Cierto es que cualquier época del año es buena para darse un garbeo por la capital, aunque si se trata de elegir estación propicia, es la primavera cuando la ciudad se atempera y permite descubrir rincones y placeres urbanos que en invierno parecen aguardar mejor climatología. Parques, jardines y terrazas nos recuerdan a cada paso la increíble metamorfosis con que cada año nos sorprende Madrid en su estación más sugerente.

Primavera en la Puerta del Sol (Madrid)

En Lavapiés la calle Argumosa, en Malasaña, la plaza del Dos de Mayo, la Plaza de la Paja en La Latina o en el barrio de Salamanca la calle de Juan Bravo son algunos de los exponentes más significativos del “terraceo matritense”. Tampoco podemos substraernos de la explosión verde a la que sucumben los parques de la capital. La Rosaleda  en el Parque del Retiro, el Parque del Oeste, la Casa de Campo o el del Capricho se muestran rumbosos y llenos de vida.

Chueca

El paseo por calles, avenidas y bulevares se torna más agradable, quizá por la especial sintonía ciudadana compuesta por los pajarillos castizos que parece que armonizan con el siempre ruidoso transito de la capital. El paseo del Prado, la Gran Vía o la Castellana multiplican sus peatones por obra de tan gentil estación y del impertérrito cielo “velazqueño” que encapota la ciudad con una gama de azules que solo se pueden ver en primavera o, en su defecto, en las salas del Museo del Prado dedicadas al pintor sevillano.

MADRID_060616_MXALX_056

Muchos son también los restaurantes que cuentan con espléndidas terrazas al aire libre que van desde los más asequibles y de honda raigambre low cost como Casa Mingo y sus centenarios pollos asados, a la seductora terraza del Círculo de Bellas Artes que ofrece un menú del día asequible con vistas a la calle Alcalá. En cualquier caso el surtido de establecimientos con terraza es profuso y se adecua a cualquier economía.

Casa Mingo Restaurant Madrid

Terraza DEl circulo de Bellas Artes

Al llegar la noche, la diversión continua en la calle, las plazas de Alonso Martinez, Chueca, Dos de Mayo y La Latina, entre otras, son escenario de las primeras copas de la noche. Eso si, a las dos de la madrugada, aproximadamente, la diversión al aire libre se relaja y son los garitos nocturnos los que adquieren protagonismo ya a puerta cerrada.
Más que aconsejable es pasar un par de días en Madrid en esta estación tan loada por poetas, tan beneficiosa para reumáticos y tan temida por los alérgicos. Nosotros, por nuestra parte, hemos seleccionado los mejores hoteles y hostales de Madrid para celebrar contigo el siempre juvenil y lírico equinoccio de primavera.

Publicado en: Cultura, Escapadas, Gastronomía, General, Madrid, Rutas Urbanas, Turismo | Etiquetas: , , , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario