« Orgullo Gay Madrid 2013 Barberías de Autor »

Llegó el Otoño y los parques y jardines de la ciudad Condal se despojan de sus ropas veraniegas o naturalmente cambian las tonalidades habituales de los rigores estivales por otros más propios del equinoccio otoñal. Marrones, rojos Burdeos, sepias y verdes opacos pueblan los espacios verdes de la ciudad que, en ocasiones, mixturan a la perfección con el cambiante y luminoso azul del Mediterráneo. Azul y verde se conjuran en nuestros paseos por los jardines casi rozando el mar, cruzando cuatro de los cinco parques que forman los que, en 1992, recibieron el nombre de los Parques del Litoral: el Parque de les Cascades, el Parque del Port Olímpic, el Parque de la Nova Icària y el Parque del Poblenou.

parc de la ciutadella 10.8.08 - 78

Otros tantos espacios verdes de la ciudad de arraigado emboque barcelonés y de innegable valor histórico como el Parque de la Ciutadella son de imprescindible visita. Será por su estanque elíptico en el centro, rodeado por liños de ciprés recortados en forma regular y parterres con arbustos, por su cascada monumental o por sus amplias zonas de césped y grandes paseos construidos en la segunda mitad del siglo XIX. Además comparte espacio con el Zoo de Barcelona. No en vano, fue declarado monumento histórico-artístico en 1951 y está considerado como un museo al aire libre por la abundancia y calidad de sus esculturas.

Park Guell

Sin duda otro imprescindible otoñal y de cualquier otra estación es el Park Güell. Con categoría de símbolo ciudadano al igual que el anterior, el parque es una de las obras más representativas de Antoni Gaudí, que confirió a este espacio una imagen mágica donde confluyen naturaleza y elementos arquitectónicos en excepcional armonía. A destacar la entrada principal por la calle Olot y la escalera monumental, presidida por la salamandra acabada en trencadís (decoración arquitectónica realizada con trozos irregulares de cerámica), que subraya la importancia del acceso de peatones a las dependencias colectivas de la ciudad jardín, el mercado y la plaza. La Sala Hipóstila, que debía alojar el mercado de la ciudad jardín, está formada por 86 columnas de estilo dórico.

Park Guell-10

Destaca el banco con revestimiento en trencadís que delimita el perímetro. Los viaductos, caminos con diferentes desniveles, según estuvieran destinados a carros o a peatones. El Turó de les Creus, que era el emplazamiento escogido para levantar una gran capilla que nunca se llegó a construir, todo sin menoscabo de las tradicionales funciones de parque urbano, equipado con todas las instalaciones y los servicios para el disfrute ciudadano. Muchos más son los parques y jardines de la ciudad que en Otoño se revisten de singular encanto y suman un motivo añadido para visitar Barcelona. Nosotros por nuestra parte ponemos a tu disposición la mejor y más completa guía de hoteles y hostales a precios realmente económicos.

Publicado en: Barcelona, Escapadas, General, Rutas culturales | Etiquetas: , , , |

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario