« Barberías de Autor Paseando por la calle Pez »

Desde la plaza de Antón Martín hasta la plaza de Carlos V, sinuosa y llena de historia, serpentea la calle Santa Isabel. Debe su nombre al Colegio de Santa Isabel fundado en 1593 por Felipe II, en memoria de su hija, la Infanta Isabel Clara Eugenia. Fue construido en el solar de la casa de campo del valido de Felipe II, Antonio Pérez, y actualmente continua la labor docente.

Antón Martín (Calles Santa Isabel + Torrecilla del Leal)

A pocos metros el Colegio de Médicos, el Conservatorio de Música y el Centro de Arte Reina Sofía (antiguo Hospirtal Provincial). El Real Conservatorio, antaño antigua morgue del hospital de San Carlos, acoge un impresionante museo musical con más de 180 años de existencia. Aquí reposa el Stradivarius de Pablo Sarasate que está considerado el quinto más bello de los que hizo su autor. Eso si, está expuesto tras un cristal blindado dentro de una vitrina que es una caja fuerte. Para visitar el museo se necesita concertar cita.

Isojoyo at Mercado Anton Martin

Remontando la cuesta hacia la plaza de Antón Martín la calle se ensancha y se hace más mundana y castiza: bares, terrazas, librerías y tiendas de barrio acompañan al paseante hasta el Mercado de Antón Martín. Este ha sido recientemente renovado en estilo y forma adecuándose a las demandas del barrio sin perder, al menos de momento, el gracejo propio de los mercados capitalinos.

Cine Doré

Aledaño al mercado el pasaje y el cine Doré, que pasó de barraca donde se proyectaban películas al calor del crepitar de las pipas de girasol (era conocido con el señorial apelativo de “Palacio de las Pipas”) allá por los empieces del siglo XX, a ser la flamante sede de la Filmoteca Nacional. Construida a las ordenes de Críspulo Moro en 1923 cuenta con una espectacular fachada y un interior que conserva el regusto decimonónico con el que fue creado.

Viñas el perfumista

La inercia junto con su cercana prima sinergia, al calor del Doré, han propiciado cierta abundancia de establecimientos de corte moderno alternativo tan endémicos del barrio de Lavapiés. Locales como La Fugitiva Librería Café, el Parrondo, Más Corazón Taberna, el Terral, Alma Café o el Benteveo conjugan con singular gracejo lo vintage con lo moderno, lo antiguo con lo reciclado y lo importado con lo de aquí. Aires cosmopolitas y multiétnicos del que se han parapetado algunas tiendas del barrio que se resisten a ser globalizadas. Prueba de ello es la Peluquería Vallejo fundada en 1908 por Basilio Vallejo y que ostenta el titulo de peluquería más antigua de la ciudad. Las Chicas, asimismo, cultivan el asado de pollos, pimientos y manufactura artesana de croquetas en sus versiones con jamón y pollo en el número 1 de esta flamante calle capitalina. Mención merecen igualmente en este apartado: Viñas El Perfumista y la Droguería Mónaco, el primero en el pasaje Doré y el segundo frente al mercado.

Peluquería Vallejo de la calle Santa Isabel. Madrid

También, y ya en la sala de lo multicultural, la calle cuenta con una peluquería china, un obrador ecuatoriano, una carnicería musulmana y un gran surtido de establecimientos que hacen que esta calle y este barrio sean más que merecedoras de un paseo sosegado. Nosotros por nuestra parte ponemos a tu disposición la mejor selección de hoteles y hostales a precios realmente económicos.

Publicado en: Cultura, Escapadas, General, Historia, Historias Urbanas, Madrid, Rutas Urbanas, Rutas culturales | Etiquetas: , , , , , , , , , , |

Un comentario a “Si paseas por Santa Isabel,…”

  1. […] de la visita puedes pasear por El Retiro, por la aneja calle Santa Isabel o darte un paseo por el Barrio de Lavapiés. Encontrarás múltiples opciones para repostar: desde […]

Trackback URI | Comentarios

Deja tu comentario