Archivos por categoría: Cádiz

¿Raro yo?

Publicado el 27 Mayo 2012 por Jesus Huarte

Dicen que el saber no ocupa lugar, pero no es cierto. Incluso el más excéntrico tiene su espacio. Y para comprobarlo basta recorrer la geografía ibérica, una tierra de buena comida, mejor bebida y museos extraños, que forman todos juntos la más pintoresca de todas nuestras colecciones.

Caca-Culo

Los hay de índole gastronómico, como el Museu de la Xocolata (Carrer Comerç, 36), en Barcelona, donde se muestran deliciosas figuras de Copito de Nieve, Bob Esponja y La Piedad de Miguel Ángel, que provocan tanta emoción que dan ganas de hincarles el diente. Un efecto similar tiene el Museo de la Trufa(Carr. de Ganuza) de Metauten, en Navarra, que además de explorar la cultura del llamado “diamante negro”, organiza irresistibles actividades gastronómicas en torno al ingrediente. Al sudeste, en Almáchar, provincia de Málaga, el Museo de la Pasa incluye además un enfoque etnográfico sobre el mundo rural de los paseros de principios del siglo pasado, en una antigua casona de uno de ellos.

Museo de la tortura. Santillana

sello inquisidor

Más escatológico, el Museo del Orinal (Plaza de Herrasti, s/n), en Ciudad Rodrigo, provincia de Salamanca, está instalado en un edificio del siglo XVIII que era parte del Seminario Diocesano San Cayetano y ofrece un recorrido por la historia del práctico recipiente, con más de 1.300 ejemplares de todo tipo de materiales y procedencias. Abierto hace dos años por un matrimonio de tatuadotes, el Museo del Tatuaje “El Templo” (Plaza de la Gamba Alegre, 19) está en Torremolinos, Málaga. Cuenta con libros, diseños, tintas y máquinas, algunas con más de un siglo de historia en este arte. Aunque si lo que quieres es sentir dolor, puedes visitar el Museo de la Tortura El Solar (Calle Escultor Jesús Otero, s/n), en Santillana del Mar, Cantabria. El macabro lugar recuerda las terribles prácticas de la Inquisición, entre la Edad Media y la Industrial, con guillotinas, potros, garrotes, cinturones de castidad y doncellas de hierro.

Casa museo del Ratón Pérez. Calle Tetuán. Madrid

Para visitar con niños hay varios destinos. La Casa Museo Ratón Pérez (Calle Arenal 8, 1ª Planta), en Madrid, permite conocer como viven el señor y la señora Pérez y sus hijos, Elvira, Adelaida y Adolfo. En la costa levantina, el  Museo Valenciano del Juguete (Calle Aurora Pérez Caballero, 4) en Ibi, Valencia, rinde homenaje al pueblo que ha sido históricamente el centro de producción de juguetes de España, con casi medio millar de piezas. Y el Museo de las Microminiaturas (Calle Iglesia, 5), en Guadalest, Alicante, ofrece la oportunidad de conocer legendarias estampas en versión reducida, con obras como la Estatua de la Libertad pintada en el ojo de una aguja, la Maja Desnuda de Goya en el ala de una mosca o el Guernica de Picasso en una semilla.

9_pulgas_jugando

Así de minuciosa es también la colección del Museo y Centro Didáctico del Encaje de Castilla y León (Calle Carnicerías, 6), en Tordesillas, en Valladolid, que nació para evitar que se pierda la tradición local. En Elda, Alicante, está el  Museo del Calzado (Avenida de Chapí, 31), que cuenta con zapatos que han vestido los pies de los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía, Carlos Cano o Severiano Ballesteros. Y en Balmaseda se encuentra el Museo de Boinas La Encartada (El Peñueco, 1), en una fábrica de más de 120 años de existencia. Aunque si hablamos de rarezas, el Museo del Bandolero (Calle de Armiñán, 65), en Ronda, se lleva la palma, con su particular legado de la historia de las sierras andaluzas. Para que puedas hacer de un recorrido museístico una escapada en toda regla, te sugerimos hoteles y hostales económicos donde recuperar el sueño.

Sin comentarios

Cádiz es sol y playa

Publicado el 09 Mayo 2012 por Eduardo Rosa

Ahora que se va acercando el buen tiempo y todos estamos deseosos de lucir palmito, lo suyo es empezar a buscar un buen sitio donde veranear o poder escaparse alguna semana o fin de semana. Y qué mejor sitio que Cádiz con sus maravillosas y largas playas de arena fina bañadas por el Atlántico. Sin necesidad de recorrer la provincia en busca de costas que satisfagan una búsqueda desesperada, la ciudad de Cádiz nos ofrece un amplio repertorio playero ya que cuenta con varias playas para todos los gustos y de todos los tamaños. Es lo que tiene ser una península y estar rodeado por el mar.

caleta3.jpg

Nuestra primera parada será la Playa de La Caleta que, aunque es la más pequeña de toda la ciudad, se considera la más importante por los propios gaditanos ya que se encuentra en pleno casco histórico y vigilada por los castillos de Santa Catalina y San Sebastián. Posee un bello paseo marítimo que es recomendable que lo recorras cuando esté atardeciendo y así poder admirar un lugar idílico que parece sacado de una fantasía, con el sol cayendo en el mar, sus barcas meciéndose en el agua y sus castillos permaneciendo serenos e inamovibles. Muy romántico todo. También hay que señalar que la playa de la Caleta es uno de los puntos centrales de los carnavales de Cádiz.

Pero si lo que queremos es una playa tranquila y sin aglomeraciones podemos ir a la de La Cortadura. Ésta es la más extensa de la ciudad y se encuentra a las afueras de la misma, separando Cádiz de San Fernando. El hecho de estar algo alejada hace que sea complicado llegar hasta ella ya que para conseguirlo hay que usar el coche o el transporte público. Pero esto puede que sea su mejor característica ya que lo convierte en un litoral poco frecuentado y de una belleza natural sin parangón, llegándose a denominar como la única playa virgen de Cádiz.

victoria.jpg

Pero volvamos al núcleo urbano y dirijámonos ahora a la Playa de La Victoria, considerada la mejor playa urbana de toda Europa, que no es poco. Se encuentra al norte de la de La Cortadura y posee 3 km de longitud acompañados de un maravilloso paseo marítimo lleno de locales y chiringuitos. También es perfecta cuando llega la noche ya que es un lugar muy animado y frecuentado por la gente joven debido a su muy buena iluminación y a la cantidad de bares y discotecas establecidos en el paseo.

barabass-crop.jpg

Uno de estos establecimientos es el Barabass, (calle Muñoz Arenillas, 4) un local que hoy en día está muy de moda y que se encuentra en plena zona de marcha de la ciudad.  Por la tarde es tipo chill-out y dispone de unos maravillosos sofás donde te puedes tomar un cóctel tranquilamente. Según avanza la noche, Barabass se convierte en discoteca y atrae tanto a locales como turistas a sus increíbles fiestas que no dejan a nadie indiferente. Y como está pegado a la playa, siempre podremos darnos un chapuzón nocturno si el calor nos obliga a remojarnos.

mujeres.jpg

Por último nos acercaremos a la Playa de Santa María del Mar o Playita de las Mujeres que en realidad es una continuación de la Playa de La Victoria pero separada de ésta por un espigón rocoso. Es una playa pequeña pero que goza de todos los servicios necesarios y de unas vistas magníficas de la parte antigua de la ciudad. Se puede llegar hasta ella dando un pequeño paseo y para acceder hay que bajar por unas escaleritas muy empinadas ya que se encuentra casi escondida del resto de Cádiz.

Si te has quedado con ganas de más arena y sal gaditanas y quieres venir a disfrutar de estas maravillosas playas no puedes perderte la extensa lista de alojamientos a muy buen precio que hemos dejado para que disfrutes totalmente de Cádiz.

Sin comentarios

Los sabores de El Puerto

Publicado el 26 Febrero 2012 por Jesus Huarte

De su carácter noble dan fe aún hoy grandiosos monumentos. De su tradición, un abanico de sabores que parece bendecido por la Virgen de los Milagros, patrona morena y vestida de plata que manda a El Puerto de Santa María sol, levantes y ponientes que mimen las viñas. Tan ricas son sus tierras que la Ciudad de los Cien Palacios es un punto irremplazable del Marco de Jerez. Casa de las bodegas más importantes de esta denominación, produce todas sus variedades, además de exquisitos brandies y vinagres de Jerez. Sus bodegas abren las puertas a los visitantes que quieran descubrir y degustar una tradición y un estilo de vida centenarios.

Los vinos del castillo

Bodegas como Caballero (Calle San Francisco, 32) reciben. En ella se pueden conocer los procesos de siempre y recorrer el precioso Castillo de San Marcos, construido en el siglo XIII y emblema del heraldo local. Hoy es propiedad de esta bodega, que organiza en él grandes eventos como el Ciclo de Música Castillo de San Marcos en el verano y hace recorridos por su historia propia, que ya ha sobrepasado los 180 años. Aunque el tour cuesta sólo cinco euros, puedes aprovechar que los martes es gratuito. Muy cerca del castillo, ocupa un precioso palacio otra de las grandes, la Osborne “De Mora” (Calle Los Moros, 7). Abierta en 1772, es una de las bodegas más antiguas de vinos Jerez. Sus salones son escenario frecuente de bodas y grandes fiestas y, en sus instalaciones, además de visitas guiadas, se organizan degustaciones y cursos de tradiciones como la coctelería y el corte de jamón. Fuera del centro de la localidad, hay un segundo espacio de Osborne. Las Bodegas Osborne “El Tiro” (Antigua Carretera Nacional 4, km 651) se dedican a los prestigiosos brandies, que envejecen en las barricas de las instalaciones y que cuentan en su haber clientes tan ilustres como la Familia Real Británica y el Rey de Bélgica. También se pueden visitar.

vinos de jerez de Bodegas Valdivia

También nacidas en el siglo XVIII, las Bodegas 501 (Calle Valdés, 9) y las Bodegas Terry (Calle Toneleros, 1) ofrecen su visión particular. Las 501 han sido las primeras en organizar visitas nocturnas durante el verano. La experiencia de recorrer una de sus galerías iluminada solamente por candiles recuerda el recorrido que hicieron el Rey Alfonso XII y la Reina María Cristina para conocer a su proveedor hace más de un siglo. De hecho, el tiempo parece haberse detenido. La antigüedad y la dedicación de las Bodegas Terry son muestra de ello. Exquisitos brandies, que puedes degustar, comparten protagonismo en este espacio con caballos cartujanos de pura raza, también criados por esta familia de origen irlandés, que organiza exhibiciones de estos elegantes corceles, así como espectáculos de flamenco.

Los Toros En La Bodega De Osborne

La producción de vinos se encuentra irremediablemente ligada a la gastronomía. Por eso, las Bodegas Gutiérrez Colosía (Avenida de la Bajamar, 40) no solamente ofrecen probar sus vinos dulces, finos y brandies, sino que añaden también aperitivos a sus degustaciones. También las Bodegas González Obregón (Calle Zarza, 51) saben de cocina, a pesar de su juventud. Abiertas en 1935, tienen su sede central en el Bodegón de Obregón, que además de permitir visitas, integra su propia taberna, una de las más auténticas de la ciudad y con sorprendentemente asequibles. Las Bodegas Grant (Calle Los Bolos, 1-3), por su parte, han sumado a su producción de vinos, brandies e incluso aguardientes, otra taberna. El Patio de las Siete Esquinas ofrece riquísimas tapas y es el mejor lugar para probar las variedades de Grant, por muy poco dinero y recién servidas de las barricas, en todo El Puerto de Santa María.

Bodegas Gutiérrez Colosia

Algunas tabernas del centro han nacido en torno a la tradición de los vinos de Jerez y los brandies locales. La Media Chica (Calle Alquiladores, 10) rinde homenaje a los caldos incluso en su nombre. Prácticamente al lado del Castillo de San Marcos y las Bodegas Caballero sirve vinos de Gutiérrez-Colosía a granel. Su ambiente a la hora del aperitivo es único y sus boquerones en vinagre, los más famosos de El Puerto. La Galera Real (Plaza de Galeras Reales, 2) ocupa un edificio histórico del siglo XVII y rinde tributo a la tradición con sus pringás, montaditos de carnes y chacinas, y sus enormes botas de variedades de Jerez de las Bodegas Gutiérrez Colosía, como el fino, el moscatel y el oloroso. También el Bar Vicente, que poco ha cambiado desde que abrió sus puertas en los años 20, es un referente de la cultura del vino en la ciudad. Los amantes de los vinos y los brandies pueden disfrutar también de exquisitos guisos y las variedades más selectas de las bodegas de El Puerto. Sería imposible recorrer esta deliciosa ruta en 24 horas, pero te ofrecemos hoteles y hostales económicos para que alargues tu paso por El Puerto de Santa María al menos una mas, la última. ¡Salud!

Sin comentarios

¡Viva la Pepa y su Cádiz natal!

Publicado el 22 Febrero 2012 por Eduardo Rosa

Como conmemoración a los 200 años que va a cumplir “la Pepa”, la primera constitución española, nos vamos a trasladar a Cádiz para conocer aquellos lugares donde nació una de las constituciones más liberales de su tiempo. Por todos es sabido que esta carta magna debe ese nombre tan, digamos, “poco serio” al hecho de que fue firmada un día de San José (Pepe para los amigos) de 1812.

monumento-constitucion-1812.JPG

El primer y más importante lugar que debemos visitar es el Monumento a la Constitución de 1812, situado en la Plaza de España, y que se construyó con motivo del primer centenario de las Cortes de Cádiz. En sus relieves también vemos algo menos político, y sí más bélico, y es que dispone de muchas figuras que pretenden recordar a los valientes que defendieron la ciudad de Cádiz de las tropas napoleónicas.
Y te preguntarás: ¿Y por qué Cádiz y no otra ciudad para firmar esta constitución? Pues la respuesta está en el mar. Porque la ciudad gaditana era perfecta para defenderse de un posible ataque francés y poder huir hacia América si todo se truncaba. Toda la parte enfocada hacia la bahía cuenta con ejemplos como el Castillo de San Lorenzo del Puntal o el fuerte de la Cortadura que protegía el nexo con San Fernando. Además, en esta parte de la ciudad puedes hacer un alto y parar en La Montanera (Paseo Marítimo, 1), restaurante perteneciente a una cadena muy conocida en Cádiz y famosa por servir ricas tapas a muy buen precio. Goza de mucho reconocimiento, entre los asiduos, su “hamburguesa montanera”. Ya al otro lado, frente al Atlántico, se encuentra el baluarte de la Candelaria, ubicado estratégicamente para impedir asaltos por mar, y que también permitía que no se cortara la llegada de suministros marítimos.

museo-de-las-cortes-05.jpg

Pero si lo que quieres es respirar y ver lo que se hacía en esos días, no debes perderte el Museo de las Cortes de Cádiz, ubicado en la calle de Santa Inés y que dispone de una amplia colección de objetos cotidianos que se usaban en la época, además de una impresionante maqueta de la ciudad del siglo XVIII. No se te ocurra ir un lunes porque estará cerrado y los fines de semana y festivos no abre por la tarde. Además la entrada es gratuita.
Un testigo viviente de los hechos que aquí acontecieron en estos años es el drago de Bellas Artes, al que se le atribuyen cerca de 300 años. Está situado en el Callejón de los Tintes, llamado así porque allí se obtenían los tintes de la época que se extraían de esos mismos árboles. Hay que tener mucho cuidado porque si uno va sin fijarse, puede pasar por alto este magnífico ejemplar que se esconde en un rincón del patio del edificio y que es el más grande de toda la provincia.

plaza-san-antonio.jpg

Lo que estaba de moda en la época era reunirse en cafés llenos de humo y gente, donde se debatían todas las ideas políticas. Allí se originaban los debates más apasionados y los burgueses, liberales y demás políticos discutían, a la vez que se creaba la Constitución. Un ejemplo que hoy podemos visitar es el Café Apolo, ubicado en un palacio isabelino en la Plaza de San Antonio, esquina calle Presidente Rivadavia. El café se encontraba en los bajos y entresuelo del edificio y fue cedido por el dueño del palacete a la vista de la masiva llegada de refugiados políticos de toda España y América.

calle-ancha.jpg

Para poder ir a todos estos lugares comentados es inevitable que pases por Calle Ancha que, como su nombre indica, es la principal calle de la ciudad y se encuentra en pleno centro de Cádiz. Y esto era así también durante los años de la Pepa. La calle está repleta de edificios neoclásicos como la Casa de los 5 Gremios (calle Ancha, 16), que en la actualidad actúa como rectorado de la Universidad de Cádiz, o el portal 29 de estilo barroco y hecho en mármol. Sin embargo, el edificio más importante de esta calle es el Palacio de los Mora (Calle Ancha, 28 y 30), de carácter isabelino e inaugurado en 1862 con motivo de un baile en honor a Isabel II. Se puede visitar parte del interior que aún conserva el mobiliario de la época. Si no te importa desviarte un poco para disfrutar de un buen pescaíto frito, a un precio más que asequible, dirígete hasta el cruce con la calle Barrie y acaba en el número 4 de la calle Topete. Aquí descubrirás Freiduría Las Flores donde podrás degustar el mejor pescado frito de Cádiz. También están muy ricas sus croquetas, eso sí, siempre está llenísimo.

freiduria-crop.jpg

Tras estos breves brochazos, te animamos a que conozcas tú mismo Cádiz y que descubras otros cientos de rincones repartidos por la ciudad y que no olvidan que, durante un breve tiempo, aquí nació una de las Constituciones más liberales de su época. Y mientras te dedicas a ello te dejamos una lista de alojamientos muy económicos para que tu visita gaditana sea lo más cómoda, y benigna al bolsillo, posible.

Sin comentarios

Los 126 espías: las torres-mirador de Cádiz

Publicado el 07 Noviembre 2011 por Gema Molina

Cuenta la historia que el comercio con las Indias marcó en el siglo XVIII el presente y futuro de Cádiz. Lo hizo en muchos ámbitos, el cultural, el económico, el de los movimiento migratorios…y por supuesto, en el de su fisionomía, desde entonces Cádiz siempre mira al mar.

La ciudad y sus múltiples torres,vista desde la torre de Poniente de La Catedral Nueva de Cádiz.

Y lo hacía en aquellos años con el interés de saber si el horizonte le deparaba la llegada de las ansiadas mercancías. Es en este momento cuando nace el elemento arquitectónico mas personal y exclusivo de la ciudad: sus torres-mirador. Únicas en toda España se cree que su construcción es de  influencia norteafricana.Hubo en un tiempo hasta 160 torres que se alzaban sobre el resto de los tejados y daban un aire único a la vista de Cádiz desde el mar. Cada una de estas torres estaban bien ataviadas con su bandera, la de la familia, la que guiaba al comercio hasta el punto de encuentro. Punto de referencia pues, para unos y otros.  Desde el mar y desde tierra.

Comenzaron a construirse de forma sencilla, la Torre Terraza es el formato mas antiguo que se conoce de las mismas, un ejemplo claro de este tipo de construcción es la mas singular de ellas: Torre Tavira. Hasta esta torre podremos subir en nuestra visita para contemplar una imagen redonda, una imagen completa, los 360 grados que ofrece la panorámica de la cámara oscura que alberga, una de las principales atracciones turísticas de Cádiz.

camera obscura in Torre Tavira


Se encuentra situada en la Casa Palacio de los Marqueses de Recaño, actual Conservatorio de Música.  La Torre Tavira es el punto mas alto de Cádiz, se sitúa a 45 metros sobre el nivel de mar y esta característica la hizo merecedora de ser la Torre Vigía Oficial del Puerto de Cádiz en la que Antonio Tavira controlaba con su catalejo todo lo que ocurría en el horizonte marítimo.

La Torre Tavira,Cádiz.

Desde la Torre Tavira obtendremos la imagen de otra de las torres mas conocidas de Cádiz, es La Bella Escondida, recibe este nombre porque tan sólo se puede apreciar su presencia desde algunos puntos altos de la ciudad. La Bella Escondida tiene una fisionomía diferente, es la única que se alza desde el suelo y no desde la azotea de una vivienda y su planta es octogonal. Su estilo decorativo a base de azulejos y ornamentaciones es claramente mudéjar.
Esta torre fue adquirida en 2004 por una familia de sevillanos por algo mas de un millón de euros… ahora el objetivo es declararla como Bien de Interés Cultural para su obligada apertura al público al menos dos días en semana.

La Bella Escondida

Dentro de esta típica construcción encontramos otros estilos arquitectónicos mas evolucionados que la torre de terraza; el siguiente en la historia fue la torre de garita: es la mas extendida a lo largo y ancho de Cádiz ya que con su forma era la que mejor cumplía su objetivo vigía. De este estilo son por ejemplo la Casa de las 4 Torres y la Casa de las 5 Torres. Otro de los estilos desarrollados es la torre de sillón: dónde destaca  su forma especial  que las hace peculiares y fáciles de reconocer. Y por último, en el desarrollo de estas torres, está el estilo combinado de torre sillón y garita  que conseguía ganar mas altura.
Pero la historia puso fin una vez mas a sí misma. En 1792 se prohibió la construcción de mas torres miradores a través de una ordenanza municipal que marcaba la inutilidad de las mismas y el peligro de derrumbe que suponían por su altura. Poniendo un punto y a parte a lo que hizo famosa a Cádiz a nivel mundial y dejando un legado para el presente que supone la atracción, la belleza y uno de los emblemas de la Cádiz también en el siglo XXI.

Conozca Cádiz en las alturas, hágalo de una forma increíble con  su cámara oscura y déjese llevar por el ambiente místico de catalejos, barcos, banderas e historias en primera persona. Mientras nosotros le facilitamos su visita poniendo a su disposición una selección única de hoteles y hostales a precios realmente asequibles.

Sin comentarios

« Anterior - Siguiente »