Playas de Asturias

Publicado el 18 Junio 2014 por Elias Zapata

Escondidas calas, playas grandes y populosas de arena fina o pedregosas, urbanas y enclavadas en parajes de colosal belleza natural; así hasta más de doscientas repartidas en trescientos cuarenta y cinco kilómetros de costa asturiana, donde mar y montaña conviven en caprichosa armonía.

a 1

En Gijón, la playa de San Lorenzo, de carácter urbano y una de las más emblemáticas del Principado, cuenta con una longitud de 1550 metros y forma de concha. Paralela a ella discurre el Paseo del Muro de San Lorenzo, un recorrido marítimo de más de 2 kilómetros que nos acerca otras playas como la del Rinconín o la de Peñarrubia.a 3

En Llanes destacar las playas de Poo y Gulpiyuri. La primera bañada de aguas color esmeralda y rodeada de montañas, praderas y rocas. Debido a su peculiar enclave es ideal para el baño con los más pequeños. La segunda, la playa de Gulpiyuri recoleta y de forma circular cuenta con unos 50 metros de longitud, resguardada del viento y las corrientes, que cuando sube la marea adquiere el aspecto de una piscina salvaje. En 2001 fue declarada Monumento Natural.

aa

En Valdés, la playa de Cadavedo, también conocida como La Ribeirona, cuenta con diáfanas aguas y caprichosas formaciones rocosas arboladas fruto de la erosión del bravo mar cantábrico. Ideal para la práctica del buceo y la pesca deportiva. Cuenta con todo tipo de servicios y equipamientos. En Cudillero, nos espera la playa del Silencio o El Gavieiru con sus 510 metros de tranquilidad inusitada al resguardo de impresionantes acantilados. Se accede por una escalinata y es ideal para la práctica del submarinismo o pesca subacuática. Sin salir de la localidad, la playa de la Concha de Artedo con bandera azul y de carácter semiurbano cuenta con 700 metros de extensión de arena y piedras. Ideal para ir con la familia. La Playa Peñarronda (Tapia de Casariego) cuenta con una longitud de 600 m y una anchura de unos 350 y está escoltada por dos guardianes acantilados. Se trata de una playa de dunas y fue declarada Monumento Natural en 2002.

n 3

En la localidad de Lloredo encontramos la inmensa, por amplitud y belleza, playa de Xagó con más de 35 hectáreas de dunas e idónea para la práctica del surf. En la desembocadura del río Llibardón, en Colunga, la playa de la Griega con sus 800 metros de extensión comparte junto a los acantilados, la próxima localidad marinera de Lastres y un espectacular yacimiento de la era jurásica, un rincón único que merece ser visitado. Más playas y recónditas calas componen la Costa Verde, que el viajero puede descubrir si visita este paraíso natural de mar y montaña que es Principado de Asturias. Por nuestra parte solo recordaros que contamos con una amplia y refrescante selección de los mejores hoteles y hostales a precios realmente económicos. 

Sin comentarios

Las Perlas del Cantábrico

Publicado el 20 Agosto 2012 por Jesus Huarte

Playas salvajes de arenas blancas o doradas, aguas de un azul tan profundo que parecen retocadas e incluso simpáticos delfines haciendo piruetas varias. No es necesario ir al Caribe para conocer el paraíso. Nuestra costa cantábrica alberga pequeños tesoros, algunos escondidos, que poco tienen que envidiar a latitudes más exóticas.

Playa de Rodas

La Playa de Rodas, por ejemplo, ofrece un paisaje de ensueño. Está situada en el Parque Natural Illas Cíes, en Pontevedra, concretamente en la mayor de las islas en extensión, de nombre Isla del Norte o Monteagudo. Sus aguas limpias y de color turquesa y su forma recogida, en forma de concha, la convierten en un enclave perfecto para los bañistas. Además, por su difícil acceso –solamente se puede llegar a ella cogiendo un bote en Cangas o Vigo–, nunca se llena. La travesía dura 45 minutos, pero la experiencia bien lo vale.

En la misma provincia, en la localidad de Sanxenxo, está la de Canelas. El contraste de la alfombra verde natural que la rodea contrasta con su arena blanca y fina y la intensidad del azul marino. A pesar de ofrecer un espacio aislado y muy tranquilo, queda a solamente medio kilómetro del centro del pueblo, por lo que resulta especialmente práctica si quieres mimarte con unos mariscos al término de un día playero.

Castro_de_Baroña_002

Walking.

La Playa de Castro de Baroña es también gallega. Se encuentra situada en Porto do Son, no lejos de A Coruña. Su espectacular suelo dorado sirve de palco de lujo para contemplar un panorama mágico, en el que con frecuencia se avistan delfines. Junto a la playa, hay una imponente fortaleza arqueológica, ya que la región estuvo ocupada por los celtas presamarcos. Puedes combinar una escapada cultural con la diversión, y conseguir color espectacular, ya que la playa es rica en yodo, muy beneficioso para broncearse.

En la vecina Asturias están las Playas de Cuevas del Mar. Se trata de un lugar de singular belleza y carácter salvaje. A la altura de la desembocadura del río Nueva en Nueva de Llanes se han formado grutas en las paredes verticales de los acantilados, que son perfectas para los más exploradores. Hay pequeñas calitas, piscinas naturales y una playa de más de 100 metros con arena blanca y aguas supertranquilas.

Playa de  Cuevas del Mar

Playa de covachos  (Cantabria-España)

Y es que la naturaleza del norte es caprichosa. La Playa de Covachos, por ejemplo, tiene un imponente peñón enfrete y, por las mañanas, cuando hay marea baja, se forma un istmo de unos 100 metros y se puede llegar a él caminando desde la playa entre dos cuerpos de agua. El mar es transparente en este idílico punto de Santa Cruz de Bezana, en la provincia de Cantabria. La Playa, de público mayoritariamente naturista, tiene apenas 50 metros de largo y 10 de ancho pero, como es poco conocida, siempre hay sitio.

Karraspio (Lekeitio)

La de Karraspio, en la costa de Mendexa, Vizcaya, mira a la Isla de San Nicolás, que también se puede alcanzar fácilmente con marea baja, aunque nadando. La playa es especialmente cómoda por ser semi-urbana, pero ofrece la tranquilidad de cualquier cala remota. Aunque, si buscas playa y ciudad en una misma postal, pocos lugares pueden competir con San Sebastián y la Playa de La Concha. Destino privilegiado desde hace décadas, ofrece un elegante componente arquitectónico, el aspecto natural que perfila el Monte Igueldo y una gastronomía insuperable, a solamente unos minutos, en el casco antiguo de la ciudad.

San Sebastian / Donostia. Panorámica de la playa de la Concha al anochecer.

Entre olas de calor y otros demonios, aún puedes sacar tu vena exploradora y escaparte a disfrutar de unos días descubriendo nuevas tierras, descansando y, al atardecer, planeando tu próxima aventura en alguno de estos hostales y hoteles económicos de PontevedraA CoruñaAsturiasCantabriaVizcaya y Guipúzcoa.

Un comentario

En primera línea

Publicado el 16 Junio 2012 por Jesus Huarte

Chiringuitos hay muchos, hasta Georgie Dann tenía el suyo “muy cerca de la playa”. Pero, y afortunadamente, no todos son iguales. El verano ya está a la vuelta de la esquina y, mientras muchos ultiman su cuenta atrás para las esperadas vacaciones, estos pequeños bares-restaurantes-clubs se ponen a punto para recibir a cientos de locales y visitantes que los elegirán por su personalidad, su ambiente, su cocina o simplemente por la desesperación y la sed. Ojalá que el último no sea tu caso, si puedes escoger, te proponemos diez esenciales de entre la privilegiada geografía ibérica y sus islas.

Lasal del Varador (Mataró)

Lasal del Varador (Passeig Marítim de Mataró, 190) cuenta con un concepto de vanguardia. La filosofía de este precioso chiringuito de Mataró, Barcelona, de aspecto industrial y sencillo, apunta a integrarse con el entorno en todas sus facetas: el diseño, porque es un espectacular exponente de arquitectura bioclimática, el sonido, porque devuelve al mar sonidos de jazz, reggae y boogaloo, muchas veces en vivo, y la gastronomía, porque solamente utiliza ingredientes ecológicos.

Un ambiente así de espontáneo es el que ofrece Playa Alta (Avenida de los Gavilanes, s/n) en Isla Canela, Huelva. Si bien su decoración es mucho más rústica y colorida, resulta inevitable divertirse entre sus flores, sombrillas de paja y deliciosas tapas típicas, como los chopos, los boquerones y las gambas al ajillo. También tiene música en vivo con bandas y DJs.

Catedral Beach

Amazing Sundays

Aunque quienes buscan un rollo más electrónico, tienen en la Catedral Beach (Urbanización Atlanterra Playa) en Zahara de los Atunes una muy buena opción. Su lista de eventos y presentaciones de DJs internacionales es excelente. Además, cuenta con tumbonas entre las preciosas estructuras blanco y turquesa, ideales para disfrutar de los atardeceres de esta localidad gaditana con un buen cóctel.

Un poco más masivo, pero incombustible es la sucursal de Nikki Beach en Marbella (Carretera de Cádiz km 192), especialmente los domingos, en que el gigantesco chiringuito venido a club celebra sus Amazing Sundays, una de las mejores fiestas. El lugar mantiene el estilo de otros centros de entretenimiento de la compañía en lugares como Miami Beach, St Tropez o Marrakech con cocina internacional, cócteles, camas y muy buena música.

Portuguese Traditional Francesinha at Beach Restaurant Praia da Luz - Porto (Foz do Duoro) - Portugal

Mucho más tranquilo es Rocamar (Playa de Poo), en Llanes, Asturias. y bajo los Picos de Europa. Es la incursión del hotel homónimo en el Cantábrico con rica cocina asturiana y mucha serenidad. Si te gusta la sidra, esta terraza es tu paraíso.

Otro clásico es Jota´s, en Benicásim, Castellón. De los cuatro locales de la familia Pallares-Ortells, el niño mimado es Jota´s minis, en la Playa Almadraba. Pequeño, de madera y azul y blanco, ofrece un estilo marinero, pescadito frito, perritos calientes, sándwiches y platos más elaborados como el jarrete de cordero.

Restaurante do Evaristo

Si eres de buen comer estás de suerte, porque aunque se encuentra en el corazón de las románticas playas del Algarve portugués, la gastronomía de Evaristo (Praia do Evaristo) es la mejor baza de este sencillo establecimiento de madera y cristal, en el que se pueden degustar ricas especialidades de la nueva cocina portuguesa como el porco grelhado. Además, hay muy buenos vinos.

También se ha ganado con méritos su puesto en las guías de los mejores restaurantes de la Península El Cranc (Playa de la Olla), en Altea, Alicante. Más de 25 años avalan la calidad de su carta, especializada en pescados y con excelentes arroces. Es frecuente encontrarse personalidades conocidas entre sus mesas, dando buena cuenta de irresistibles platos como las albóndigas de calamar y los sepionets.

Cova d'en Xoroi

Entre los chiringuitos más especiales destaca Praia da Luz (Avenida Brasil), en Oporto. La sofisticación de sus estructuras, sus muebles y su iluminación consiguen crear un momento irrepetible, frente al paisaje de ensueño de la desembocadura del Duero. La experiencia sólo se podría superar con una selección de la mejor cocina portuguesa y especialidades como los escalopines de buey con foie gras y el salmón con almendras y nata.

Hablar de lugares mágicos y no mencionar la Cova d´en Xoroi (Cala´n Porter) de Menorca sería imposible. Enclavado en la roca en una cueva natural ofrece uno de los mejores miradores de las Islas Baleares. El bar y restaurante es un escenario perfecto para la música y la danza en vivo, con pop, rock, jazz y electrónica, cócteles, comidas y desayunos. Tienes tres meses por delante, si quieres planear unas vacaciones playeras, ponemos a tu disposición hoteles y hostales a precios económicos para que puedas disfrutar como si fuera el último verano.

Sin comentarios

Tras las huellas de los dinosaurios asturianos

Publicado el 15 Marzo 2012 por Eduardo Rosa

Los dinosaurios, esos reptiles tan fieros que conocemos gracias al cine, no son cosa sólo de Hollywood y es que en la costa cantábrica, concretamente en Asturias, tenemos un claro ejemplo de que esos lagartos gigantes existieron y dejaron pruebas de su paso en forma de huellas. Casi toda la actividad de estos animales prehistóricos se concentra en la franja costera comprendida entre Gijón y Ribadesella. Esta zona es tan rica en icnitas (o dicho en cristiano: señales que quedan tras una actividad biológica, como por ejemplo una huella) debido a que allá por el Mesozoico el lugar era una laguna llena de fango que facilitaba la impresión de estas marcas que los animales dejaban cuando pasaban por allí.

griega_1.jpg

Nuestra primera parada será en la Playa de la Griega, perteneciente al municipio de Colunga, donde justo en la parte derecha de la ría se encuentra un panel explicativo que nos facilitará nuestra búsqueda. Porque, hay que decir, que en muchos casos estas huellas están muy poco señalizadas y casi hay que iniciar una aventura para encontrarlas. Nos encontraremos aquí con las mayores huellas de dinosaurios descubiertas en el mundo con un diámetro de hasta 1, 30 metros y otras más pequeñas pertenecientes a bípedos tridáctilos (con tres dedos). Después de esta pequeña expedición (o antes) puedes quedarte en la misma playa y disfrutar de su fina arena y su bandera azul, además es perfecta para ir con niños ya que su poca inclinación hace que haya que andar mucho en el mar para que el agua realmente te cubra.
Antes de seguir nuestra ruta, podremos hacer un alto en el camino en el pueblo de Colunga y disfrutar de sus numerosas casas de indianos o visitar la Casa de los Pablos, de estilo modernista y planta curiosa debido a su forma de L. Para coger fuerzas nada mejor que La Taberna (Plaza de la Constitución, 3), que con unos precios que dan risa (de lo baratos que son), te sirven un menú no apto para estómagos poco hechos al buen comer. Destacan, sobre todo, sus enormes cachopos (bocadillo de jamón y queso que por pan usa dos filetes de ternera).

rex.JPG

Ya de nuevo con fuerzas para continuar, podemos dirigirnos al MUJA (Museo del Jurásico de Asturias), situado al lado del pueblo y construido para dar a conocer al mundo la riqueza paleontológica de la que goza la costa asturiana. Dentro de él nos encontramos con la mayor colección de huellas de dinosaurios de toda Europa y una rica exposición de restos óseos de estos gigantes extinguidos hace 65 millones de años (millón arriba, millón abajo). Es de destacar el aspecto que tiene el museo y es que fue diseñado con forma de huella tridáctila en alusión a los tres periodos que formaron el Mesozoico o Era de los Dinosaurios: Triásico, Jurásico y Cretácico. La entrada cuesta 7 euros, aunque hay diversos precios reducidos, y los miércoles es totalmente gratis.

muja_01.jpg

Cuando lleguemos a Ribadesella nos dirigiremos al mirador Punta del Pozo en la Playa de Santa Marina, donde encontraremos las famosas huellas pero esta vez impresas sobre las paredes de los acantilados, en posición vertical.  Es aquí donde mayor número de huellas nos encontraremos. Otra zona de la villa que no debemos perdernos son los acantilados de Tereñes que es donde finaliza la Costa de los Dinosaurios y donde encontraremos numerosos contramoldes, es decir, el negativo que resulta del relleno creado en el hueco de la huella.

canoa1.jpg

Y como no se ha demostrado que los dinosaurios no usaran las piraguas, no desentonará que después de la “rutasauria” nos dirijamos a cualquiera de las empresas dedicadas al descenso del río Sella como Turaventura (Manuel Caso de la Villa, 50) o Nakel SportNature, (El Pico, 9). Y si antes de embarcarnos en esta aventura nos apetece probar un poco de la famosa sidra asturiana o degustar sus sabrosos platos, no podemos dejar de visitar El Rompeolas (Manuel Fernández Juncos, 11), famoso por ser uno de los míticos de la ciudad. En él podremos degustar un sabroso marisco, una jugosa fabada o una refrescante sidra en un ambiente juvenil por su público y tradicional por su decoración.
Todos sabemos que seguir el rastro de estos gigantes desaparecidos cansa hasta al más curtido, por eso te dejamos una lista de los alojamientos más económicos de Asturias, para que puedas descansar después de la aventura jurásica.

Sin comentarios