Extravagantes figuras en la Ciudad Encantada de Cuenca

Publicado el 24 Octubre 2012 por Noelia Iñesta

A tan sólo 36 kilómetros de la ciudad castellano manchega de Cuenca encontramos, muy cerca de Valdecabras, un precioso pareja natural, la Ciudad Encantada. Su nombre no es casual ya que en este parque encontramos una zona verde repleta de rocas que, con el paso del tiempo y gracias a la acción del viento y el agua, han adquirido curiosas formas: toboganes, caras de personas, animales… Debido a la majestuosidad de estas piedras, este parque fue declarado Sitio Natural de Interés Nacional en el verano de 1929.

Ciudad Encantada

Barcos, perros, focas, un tobogán o los amantes de Teruel son parte de las esculturas naturales que encontramos en nuestro paseo por la Ciudad Encantada. Este paraje está formado por un recorrido de tan sólo 3 kilómetros, un camino que muy fácil de transitar. Así, se ha convertido en una actividad que puede realizar cualquiera, una excursión familiar que pueden disfrutar desde nietos hasta abuelos por la accesibilidad de sus caminos.

Ciudad Encantada

Mientras paseamos por el laberinto que forman sus caminos podemos imaginar que nos transportamos a un mundo lleno de fantasía en el que habitan ogros y duendes verdes. Un paisaje digno de película. Es el ‘Tormo Alto’ la escultura más afamada de todo este parque. Una roca de 20 metros de altura que reta a la ley de gravedad puesto que su base es mucho más estrecha que la cúspide, una figura pulida por el viento y el agua que ha dado lugar a una T gigantesca.

Tormo alto (Ciudad Encantada de Cuenca)

Pero no es la única imagen que nos sorprende, ya que siguiendo nuestro recorrido llegamos a una Cara de hombre. Una gran piedra que gracias a la erosión ha alcanzado el perfil de un ser humano, con sus ojos, su nariz y su boca. Si queremos hacer un alto en el camino y tomar un tentempié podemos hacerlo en el restaurante Ciudad Encantada, un comedor que se encuentra en plena serranía de Cuenca, en las inmediaciones de este parque natural.

Cuenca Ciudad Encantada

Si desea conocer estas bellezas naturales, desde Infohostal ponemos a su disposición una gran variedad de hoteles a precios muy económicos en las zonas más cercanas a la Ciudad Encantada con el fin de que su estancia sea lo más agradable posible.

Sin comentarios

No sin mi hijo… escapada natural y low cost en la provincia de Cuenca

No es la primera vez que desde el blog de Infohostal viajamos a la bella y mágica ciudad manchega de Cuenca, pero sí es el primer acercamiento a su provincia acompañados por niños, dentro de lo que viene a ser un turismo natural y para bolsillos no muy llenos, o lo que es lo mismo, un viaje low cost para disfrutar con los más pequeños de la casa. De esta manera, nos apoderaremos de la ciencia más divertida en el Museo de las Ciencias, retrocederemos al pasado a través de las pinturas rupestres del Parque Cultural de Arte Rupestre de Villar del Humo y Henarejos, recorrernos un parque plagado de animales diversos en la Reserva Natural de El Hosquillo, nos asombraremos con las huellas dejadas antaño por algún gigante en las Torcas de los Palancares, o jugaremos a adivinar las grandes caras esculpidas en inmensas roca en la Rutas de las caras de la localidad de Buendía.

Cuenca

Para empezar esta visita por la provincia nada mejor que hacerlo en la Ciudad Encantada, donde podemos visitar el Museo de las Ciencias, y dentro del mismo su propio planetario, todo un espectáculo desde donde ver el cielo abierto con 7.000 estrellas, conocer las constelaciones y aprender muchas cosas de forma divertida. Y es que uno de los sueños de cualquier niño es viajar hasta el infinito y más allá sin necesidad de moverse de este espacio. Asimismo, el museo cuenta con un telescopio que permite estudiar con detalle todos los fenómenos astronómicos. El museo permanece abierto durante todo el año a excepción de los lunes en un horario de martes a sábado, de 10 a 14 y de 16 a 19 horas, y el domingo de 10 a 14 horas. Entrada gratuita.

Cuenca Museo Ciencias 3

El viaje por la provincia de Cuenca con nuestro retoño continúa en plena Serranía, concretamente en las localidades de Villar de Humo y Henajeros, a 90 kilómetros de la capital y cuyas cuevas se encuentran ornamentadas especialmente con unas pinturas que hicieron nuestros antepasados y que en la actualidad están muy bien conservadas, resultando ser un espectacular retroceso al pasado para nuestros hijos y una mejor forma de entender la vida de la que eran protagonistas los moradores de esta zona. Fueron declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en el año 1998.

 Pinturas Rupestres de Villar del Humo  (2)

Y a poco más de 30 kilómetros de Cuenca están Las Majadas, donde se encuentra el llamado Parque Cinegético de El Hosquillo, un lugar en el que conviven osos, cabras y ciervos entre otras especies animales, en una extensión de más de 1.000 hectáreas. La visita se hace en microbús y es necesario hacer la reserva previamente. No olviden contemplar el paisaje y visitar si lo desean aprovechando la ocasión, la famosa Ciudad Encantada.

Panel de entrada de El Hosquillo

Y continuando en la zona llegamos a Las Torcas en Los Palancares, donde la tierra está llena de grandes y redondos agujeros, en concreto treinta, como si un gigante hubiera aplastado el terreno con su enorme huella. Como podrán contemplar la naturaleza se muestra aquí como un autentico espectáculo no tocado por la mano del hombre, y que inició su andadura hace unos 80 millones de años. Están a unos 20 kilómetros de Cuenca y es preferible acudir a la zona a plena luz del día.

Cuenca - torcas

Y llegando al final de nuestro barato paseo con niños nos topamos con las Rutas de las caras, situadas en la localidad de Buendía. En este emplazamiento el viajero será el encargado de resolver un juego y adivinar los personajes que se extienden por las enormes rocas de la zona, que pueden llegar a alcanzar más de cuatro metros de altura. Reseñar que en este entorno natural, dos artistas muy especiales, Jorge J. Maldonado y Eulogio Reguillo, han sido los encargados de esculpir desde el año 1992 una serie de rostros en las paredes de las rocas a lo largo de un recorrido muy apropiado para realizar senderismo. El viajero podrá contemplar en este museo al aire libre a la Monja, a Beethoven, algunos Duendes y al Chaman entre otros. Se extiende por 14,5 kilómetros, y es el lugar ideal para pasar una buena jornada de domingo.

las caras de buendia

Por último destacar que en toda la provincia de Cuenca hay una amplia oferta gastronómica, también para los más pequeños, que pasa por morteruelo, ajo arriero, chorizos, zarajos, cordero, perdices, truchas, quesos diversos y alajú. Y esperando que este artículo les anime a conocer Cuenca, nosotros les dejamos una extensa lista de hostales y hoteles baratos donde podrán descansar después de visitar cada rincón de esta encantada ciudad manchega. ¡No se olviden de llevar unas buenas zapatillas!

Sin comentarios