Tras los pasos de Unamuno en Salamanca

Publicado el 25 Noviembre 2011 por Jesus Huarte

Aunque nació en Bilbao, el escritor y filósofo Miguel de Unamuno hizo de Salamanca su ciudad, desde que consiguió una cátedra de griego e historia de la lengua en su universidad y se convirtió en rector. A Salamanca volvió cuando la República le permitió regresar a España tras su destierro por la dictadura de Primo de Rivera, siendo recibido con todos los honores y nombrado Rector Vitalicio; en Salamanca escribió algunas de esas grandes obras que han marcado la prolífica Generación del 98, en nuestra literatura; y, desde Salamanca, emprendió su último viaje, un 31 de diciembre de 1936.

Plaza Mayor

Cumpliéndose 75 años de su muerte y a punto de iniciarse el “Año de Unamuno”, según el ayuntamiento de la histórica ciudad, que ya está preparando numerosos eventos para recordar a su hijo adoptivo, te proponemos un viaje por aquellos lugares que marcaron la vida del pensador y siguen hoy preservando su memoria. El punto de partida sería el Café Novelty, el más antiguo de Salamanca. Abierto en 1905, mantiene aún el ambiente y la decoración que disfrutó Unamuno, junto a otros grandes como Ortega y Gasset, Francisco Umbral, Torrente Ballester o Juan Benet. Largas tertulias y muchas ideas surgieron en este escenario en el que hoy puedes degustar un buen café e, igual que Unamuno, disfrutar en la terraza de la vista de la Plaza Mayor, diseñada por Alberto de Churriguera, que tanto admiraba el escritor. Cuando le preguntaban si era un cuadrado perfecto, él respondía que “es un cuadrilátero irregular, pero asombrosamente armónico”.

Ayuntamiento Salamanca

Antes de salir de la Plaza, pasa por la Casa Consistorial, donde el escritor protagonizó un momento crucial a su vuelta del destierro en Hendaya. Del balcón principal declaró que comenzaba entonces “una nueva era y termina una dinastía que nos ha empobrecido, envilecido y entontecido”. La República le devolvió el rectorado y el prestigio merecido y Unamuno volvió a su despacho en la Universidad de Salamanca. No dejes de recorrer sus patios y de descubrir sus magníficas fachadas, de camino a la Casa-Museo de Unamuno, en la Calle de los Libreros, donde podrás conseguir obras maestras del filósofo en establecimientos históricos. En la Casa-Museo, que fue residencia del escritor podrás descubrir objetos, libros, recuerdos y muebles de su vida cotidiana, además de su biblioteca particular.

Universidad de Salamanca

Sin salir del casco antiguo, hacia el norte encontrarás la Calle Bordadores. Frente al Convento de las Úrsulas, el Monumento a Unamuno recuerda en bronce al genio de la letras, en un hermoso jardín que es hoy frecuente enclave de tertulias universitarias. Aprovecha para visitar el convento y su museo, y convivir con el espíritu académico por el que trabajó Unamuno. Y si quieres quedarte a dormir en Salamanca, para explorar la ciudad y comprobar por qué está considerada una de las más hermosas de España, te proponemos hoteles y hostales muy asequibles en el centro de la ciudad.

Sin comentarios

« Anterior