Bailar Barcelona

Publicado el 12 Febrero 2014 por Elias Zapata

Dispuestos estamos a descubriros algunos de los templos nocturnos de una de las ciudades más modernas y con mayor afluencia turística de Europa. Las Ramblas, el Barrio Gótico, la Barceloneta, la Sagrada Familia o el Parque Güell componen algunos de los muchos atractivos que la Ciudad Condal ofrece a sus visitantes. Pero la noche barcelonesa presume también de una de las ofertas, también harto interesante, para todos aquellos que gustan del “clubbing”, la buena música y el esparcimiento noctámbulo.

screen-shot-2014-02-12-at-092140.png

Legendario, y para algunos mitológico también, es el Nitsa Club (Nou de la Rambla, 113, Poble-sec) que adorna el ambiente capitalino con una exquisita y seleccionada terna de djs internacionales que subyugan con una portentosa descarga de la mejor electrónica mundial. Más de 20 años dominando la escena electrónica de esta mediterránea ciudad. Viernes, sábado y vísperas de festivos, de 1 a 6 h. En al misma línea la Sala Razzmatazz, (Almogàvers, 122, Sant Martí) apuesta por la electrónica con una primorosa programación durante todo el año. Gente joven e internacional para este templo inequívoco de lo mejorcito de la ciudad.

El Marula Café (Escudellers, 49, Gòtic) conjuga como nadie el garaje, afrobeat, jazz, funk, soul, disco, bogaloo para un público entregado a conciertos sin parangón. Mucho groove, mucha calidad y un poco de vintage para este santuario situado en pleno Gótico. Si lo tuyo es el guitarreo y el rock sentido, el Sidecar Factory Club (Pl. Reial, 7, Ciutat Vella) no te defraudará. Buen ambiente toda la semana, conciertos y djs de categoría para noctámbulos de la vieja escuela con cierto encanto setentero canalla que no pasa de moda y además en pleno centro.

El Cabaret Berlin (Bailèn, 22, Eixample Dret) con público mixto, moderno y guapérrimo amenizado como solo sabe hacerlo el residente Arnau Obiols que no te dejará indiferente. En la onda del Marula pero más acérrimo en carácter y expresión está el Magic Club (Passeig Picasso, 40, Born-Ribera). Rock a saco, cuero, tattoos , bourbon y cerveza en este particular averno, donde fluye la sempiterna leyenda del rock and roll por derecho propio. Abstenerse inmisericordes amantes del tecno.

Si eres de salir los jueves y el hip hop corretea por tus venas tu sala es el Jamboree (Pl. Reial, 17, Ciutat Vella). Cálzate tu mejor visera y las zapas de bailar que dj Yoda se encarga del resto. Por último, y para amantes del house y el aire libre, La Terrrazza (Av. Marqués de Comillas, s/n, Sants-Montjuïc) proporciona un sucedáneo ibicenco sin cruzar el charco. Cuerpazos ambos sexos con éxitos house de hoy, ayer y siempre.

Ya solo nos queda recordaros que contamos con la mejor y más surtida oferta de hoteles y hostales a los mejores precios para descansar del trajín nocturno de la inigualable noche barcelonesa.

Sin comentarios

Numerología donostiarra

Publicado el 25 Agosto 2012 por Jesus Huarte

Son cientos los motivos que hacen de San Sebastián una ciudad diez, entre ellos sus tres playas urbanas, una con su pequeña isla enfrente, su espectacular paisaje 4×4 o una imponente arquitectura, con parte incluso decimonónica. Sin embargo, cuando se trata de lo culinario, los sumandos más que añadir, multiplican. La Calle Fermín Calbetón da fe de ello y es prueba irrefutable de que, según la numerología de andar por casa, a la hora de despedirse con la última, no hay dos sin tres en las noches de Donosti.

Publicidad. La calle Fermín Calbetón en San Sebastián es un amontonamiento de bares y carteles

Por el 4, Goiz Argi e Izkiña auguran llenar el estómago para cargar energías que duren toda la noche. Un vino siempre ayuda a pasar, del primero, unas imprescindibles brochetas de gambas, uno de los pinchos clásicos del casco antiguo desde hace años, y del segundo unos pimientos rellenos de rabo de buey o un trozo de pastel de pescado con mayonesa y gambas. Juntos, 4 y 4 suman 8, donde caen el Mendaur y su propuesta low-cost para los sábados, con 2×1 en las cervezas.

Brotxeta Gambas

En el 12, Borda Berri mantiene la tracdición con vino tinto incluso en la carrillera de ternera. Y, a tres pasos, el Munto ocupa el 17, con sus croquetas de mar y sus pimientos de cangrejo, que recomienda regar con una generosa copa de txacoli. A apenas tres pasos está el Eibartarra, en el 24, que amén de su exquisita gastronomía sirve refrescante sidra by the bottle. Dale a esta bebida perfecta para disfrutar con amigos y pasa la prueba de fuego demostrando que tienes buen equilibrio y sabes cuántos dedos hay aquí. Si prefieres cerveza y rock, Loretxu está en el 26. The Cure, Los Ramones y U2 guiarán tus pasos entre una multitud de fieles a los clásicos.

borda berri facade

A pesar de la cercanía, solamente dos metros, Federiko es otro rollo muy distinto. Más minimalista y con un ambiente más surfero y bohemio, ofrece excelentes vinos, cervezas, combinados y cócteles, justo enfrente del Uraitz. Los lugareños han perdido la cuenta de cuándo abrió este emblemático lugar en el 28, pero el local es definitivamente uno de los más populares de la Fermín Calbetón y nido de los nocturnos más modernos de la vía.

munto facade

En los treintas, Tas Tas recuerda a las viejas tabernas en el 36 y, aunque hasta las 12 convoca a un público mayor de los cuarenta, a medida que avanza la noche parece rejuvenecer a sus devotos, que se cuentan por docenas. Al lado, el Txukun tiene el mismo horario pero en el 37 y un ritmo frenético de jueves a sábados. Si buscas una copa tranquila, ha de ser a primera hora. Y si quieres repostar antes de desandar tus pasos, el 38 será tu número de la suerte. Puedes entrar a Casa Bartolo Etxea y degustar su pulpo a la gallega.

pintxos

Si no te dan las cuentas, reserva un par de noches en uno de estos hoteles y hostales económicos en la ciudad y verás qué bien se te da hacer números.

Sin comentarios

Gin, tonic and Barcelona

Publicado el 20 Abril 2012 por Jesus Huarte

Para algunos, tan sencillo como mezclar ginebra y tónica en un vaso con hielo. Para otros, una auténtica receta mágica. Pero lo cierto es que la distancia entre dos gin tonics se puede medir más en años luz que en centímetros cúbicos. “Precisamente por su simplicidad –asegura Jamie Walker, embajador de Bombay Sapphire-, es tan fácil meter la pata”. Y es que, incluso a la hora de innovar, hay que saber que la clave está en los ingredientes. Una tendencia especializada en este cóctel parece haber calado hondo en Barcelona. Desde los clásicos más arraigados en la ciudad hasta los abanderados de las últimas vanguardias claman haber encontrado el tan preciado elixir y servirlo en copa de cristal. Y, todo sea por forjarse una opinión fundamentada, bien merece la pena probarlos todos; total, como decía Lord Beaconsfield, “incluso en el exceso, hay moderación”.

dear gin tonic, i miss you

Entre los de siempre, el restaurante Úbeda Gin & Tapas (Carrer de Córcega, 339) cuenta con excelentes mezclas y una larga lista de ginebras. De la carta llama la atención un sello hecho en casa, la Úbeda Gin Premium, con esencia de naranjas dulce y amarga, limón, menta, hierbabuena, camomila, tomillo, cilantro, canela y agua del Nervión. Con ella, el establecimiento ha ganado premios como el de mejor gin tonic de Barcelona según la revista TimeOut y el primer puesto en los Premis Gastronomis de 2010. Sorber semejante galardón acompañándolo de una ración de provolone con sobrasada y miel puede convertirse en un placer adulto.

boadas cocktail bar

El Café San Telmo (Carrer de Buenos Aires, 60) es el destino perfecto para una copa after-work en pleno Eixample. Su personalidad va cambiando cada hora, a ritmo de la música rock, indie y electro y de los ritmos de los DJs que tocan en vivo cada dos jueves. Un total de 49 ginebras y 4 tónicas componen la propuesta.

IMG_1702

Entre los de siempre, Boadas (Carrer dels Tallers, 1) ha sentado cátedra en La Rambla con su expertise en coctelería internacional. Y es que son muchos los años que avalan la fama de este elegante local con barmans en pajarita y ocho décadas de recuerdos ligados a nombres como Pablo Picasso, Joan Miró, Hernst Hemingway y Antonio Gaudí. Sus gin tonics son clásicos, igual que los daiquiris y dry martinis, aunque eso ya es otro post… Precisamente Dry Martini (Carrer d´Aribau, 162-166) es otro lugar de paso obligado en esta ruta exquisita. En madera y cuero, con un ambiente íntimo que recuerda a los típicos clubs de capitales como Chicago, este local están considerado una de las mejores coctelerías del mundo y apuesta también por la sobriedad. El autor de las mezclas es el gurú Javier de las Muelas quien, a pesar de que siempre ha ligado su prestigio a la innovación, cree religiosamente que para este combinado menos es más: ginebra, tónica y un trozo de lima. Para quienes discrepan, Dry Martini ofrece también vanguardistas versiones con diferentes texturas, ingredientes y especias. Cualquiera que sea tu gin tonic, aprovecha para explorar la deliciosa carta de Speakeasy, el Clandestine Back Room Restaurant, toda una experiencia que recuerda los años de la ley seca.

Untitled

Gin & Tonic

Dry Martini, que ha sido exportado a Madrid en el Dry Cosmopolitan Bar (Calle Hermosilla, 2) de la Plaza de Colón, no es la única aventura de Javier de las Muelas. En Gimlet (Santaló, 46) rinde culto al cóctel preferido del detective Phillipe Marlowe, protagonista de las novelas de Raymond Chandler e intachable gentleman de los cincuenta. Sin embargo, el primer bar del creador es mucho más que ginebra y lima. De hecho, en su constante experimentación nació en Gimlet su concepto de Dry & Tonic que experimenta incluso con los colores.

LOCatamos LIVE (Gin&Tonics)

En la línea de Boadas y Dry Martini está también Milano Cocktail Bar (Ronda de la Universitat, 35). Un total de 25 ginebras para todos los gustos permiten un cóctel hecho a medida en este emblemático centro nocturno de Sergio Larraola. Entre las muchas posibilidades, una especialidad: el Dirtiy Tonic, a base de Seagram´s Extra Dry y sirope de arce y con un exquisito toque de roble al probarlo. Todas las noches hay música de jazz y blues en directo. Además, el bar sirve deliciosos platos como el steak tartar del Sr. Ángel Martín. La vanguardia, en cambio, es la seña de identidad de Maumau (Fontrodona, 35), aunque eso sí, con un acercamiento que sus creadores mismos califican de sibarita. Con 35 ginebras, 20 de ellas premium, y 14 tónicas, además de ingredientes como menta, enebro, canela en rama o fresones, la carta da para hacer muchas combinaciones. Maumau propone la suya cada siete días, con un gin tonic de la semana a ocho euros, para que los asiduos prueben diferentes creaciones originales. El colmo de la transgresión son los perritos calientes para acompañar. Y es que si hay que ser rebeldes que sea sin causa. Recorrer la ciudad a base de gin tonics puede deparar más de una sorpresa. Por eso, y por si te lían, siempre es bueno despertar en la comodidad de un hotel u hostal económico y bien situado. Para quien aprende rápido, algunos hasta tienen mini-bar…

Sin comentarios

Madrid vive la música

Publicado el 14 Febrero 2012 por Eduardo Rosa

Es verdad, la música cuando más se disfruta es cuando se escucha en vivo y en directo. No hay nada como meterte en un local bien ambientado y disfrutar con los amigos de unas copas escuchando de fondo a un grupo de rock que empieza a despuntar en la noche madrileña.

bocadellobo-crop.jpg

Y es que Madrid dispone de un gran número de locales donde puedes ver actuar a grupos que comienzan su andadura hacia el estrellato o terminan su carrera estrellados. Estos locales que salpican la geografía de la capital son muy variados y aquí nos vamos a centrar en los dedicados al rock y al indie.
En primer lugar, cómo no, tenemos la zona centro, al lado de Sol, donde destacan locales como La Boca del Lobo, situado en Echegaray 11 que además posee otros locales por la ciudad. Este proyecto nació con la intención de dinamizar la cultura musical pero también el teatro y el cine. La entrada no suele costar nada pero dentro lo compensan con las copas: entre 8 y 12 euros.
Otra opción es la famosa Sala Sol (Jardines, 3) que suele estar atestada de gente, amén de sus 30 años de trayectoria. Está enfocada como un pequeño teatro: con su escenario, una grada y una escalera de caracol que ya es muy popular entre los habituales del lugar. Gracias a su prestigio y su largo recorrido, los grupos que tocan allí suelen ser conocidos o están empezando a despuntar.

sala-el-sol_pxl_7254be9ea313ae6389b1a2a45b6318591.jpeg

Todos sabemos que la música se oye “mejor” es un disco en tu casa pero, aunque la música en vivo pierde algo de calidad, no hay nada como ver tocar al grupo frente a ti, corear las canciones (que te sepas) junto a otra gente y, por qué no, sentirte apretujado.
Por la zona más de moda de todo Madrid, el barrio de Malasaña, tenemos ejemplos como el Honky Tonk (Covarrubias, 24), casi un museo de la música que a lo largo de sus paredes nos muestra guitarras, fotografías de grandes de la música y numerosos discos. Dividida en dos plantas, arriba podrás tomarte unos cócteles en un ambiente relajado y con música pop y abajo disfrutar de grupos de rock en directo que tocan a diario.

honky-tonk.jpg

Otra opción es Búho Real (Regueros, 5), con una entrada de 10 euros y espacio algo reducido pero con un encanto muy propio y que ya querrían muchos locales de mayor tamaño. La calidad de los grupos que allí tocan sorprende cada noche al público que se congrega. Es ideal para aquellos que quieran descubrir a cantautores desconocidos.
Justo al lado del Búho tenemos otra famosa sala: Café Zanzíbar (Regueros, 9). Es la opción para aquellos que buscan algo más exótico y misterioso. La música que aquí puedes disfrutar es más étnica digamos con grupos de jazz, reagge y chill-out. Otro atractivo suyo es que no tienes que pagar entrada.

cafe-zanzibar_pxl_1aa02ccc71a49623b1ee38649806a1bc1.jpeg

En la parte más universitaria de la ciudad, distrito de Moncloa, debido a la proximidad de la Universidad Complutense de Madrid, nos encontramos con Café La Palma (La Palma, 62), donde hay una combinación de actuaciones en directo, teatro y dj´s con las últimas mezclas. No hay que pagar entrada y es la opción perfecta para tomarte la primera copa y, cuando avance la noche, salir en busca de más fiesta. La pega es que sólo tienen actuaciones de jueves a sábado.

cats.jpg

Si quieres algo más “a lo grande” ve a la Sala Cats (Julián Romea, 4) que aunque es conocida por ser discoteca, a primera hora de la noche suelen tocar grupos muy interesantes. Lo bueno de esta sala es que después del concierto puedes empalmar con la fiesta sin necesidad de salir a la calle en la búsqueda de un local donde acabar (o empezar) la noche.
Pero la noche no es sólo para desfasar, a veces también hay que dormir y por eso te ofrecemos una larga lista de alojamientos a costes más que asequibles en la capital española.

Sin comentarios

Noche Charra

Publicado el 19 Diciembre 2011 por Elias Zapata

De monumentalidad contrastada y universitaria desde el año 1218, fecha en la que el rey Alfonso IX de León (predecesor del autor de las Cántigas, Alfonso X “el sabio”) fundó la que es considerada como la más antigua de las universidades hispanas existentes: la Universidad de Salamanca. Bueno, pues desde entonces hasta ahora con tunos y sin tunos, la ciudad cuenta con una asombrosa vida nocturna, sin duda caldeada por la presencia de miles de estudiantes que pueblan una de las ciudades universitarias más divertidas y seductoras a la hora de practicar la nocturnidad festiva.

Madrid - bola de discoteca

Primero de todo y recomendable es darse un garbeo por la zona de tapas donde abundan los bienhechores embutidos, panceta, lomo, y picadillo que nos ayudarán a encarar la noche con el estómago bien cumplimentado. Las rutas más habituales de buen tapeo se aglutinan en los alrededores de calle Van Dyck y de la Plaza Mayor. Precios interesantes y muy buen ambiente para comenzar el periplo por la noche salmantina.

Plaza Mayor Salamanca

Los locales de “primera copa”, están situados en la calle Varillas alrededor de la Plaza de San Justo, en la Gran Vía, en Bordadores y en el centro urbano. Si lo que buscas es tranquilidad y ambiente sosegado recomendables son los cafés de la ciudad. Uno muy interesante por su programación musical es el café Corrilllo: exposiciones y la posibilidad de degustar cena y jazz en directo con una parroquia formada por turistas itinerantes, artistas del lugar y estudiantes. Interesante igualmente el Café Dominicos en el número 66 de la Calle San Pablo. Modernista en su decoración con tertulias literarias por las tardes y con música de piano en vivo por las noches.

Camelot

El discotequeo charro lo protagonizan seis salas ya legendarias en la ciudad: el Gatsby, Camelot, Klint Gallery, Cubic Club, el Potemkim y Cum Laude. El Gatsby, situado en el centro urbano, cuenta con dos ambientes y es muy popular entre los estudiantes extranjeros. Del Camelot, antiguo convento, cuenta con el prestigio de ser uno de los locales nocturnos imprescindibles de la ciudad. Música mainstream y ambiente joven y divertido. Con atmosfera medieval, Klint Gallery programa sesiones house, techno y dance. Del Cum laude destacar la pista de baile que remeda la Plaza Mayor realizada con la característica piedra arenisca de Villamayor. Por ultimo el Potemkim, underground salmantino en el centro de la ciudad. Precios erasmus en la orilla del río Tormes.
Si quieres prolongar tu estancia en la ciudad del Tormes, te ofrecemos hoteles y hostales a precios muy recomendables.

Sin comentarios