El Camino de la Lengua Castellana: lugares que han marcado nuestro idioma

Publicado el 28 Enero 2013 por Mamen Fernández

Es casi imposible precisar el momento exacto del nacimiento de nuestra lengua, aunque sí es posible datar la aparición de los primeros textos escritos en castellano, y como no, también el enclave concreto donde surgieron. Y para adentrarnos en aquellos lugares que han sido claves en la formación de la lengua en España, nada mejor que recorrer el denominado Camino de la Lengua Castellana, que no es nada más que una ruta centrada en los orígenes y expansión del castellano, y ya de paso animar al viajero a conocer la cultura, la historia, la arquitectura y por supuesto las tradiciones y gastronomía de estas bellas ciudades. Arrancamos el viaje en los monasterios de Yuso y Suso, en San Millán de la Cogolla (La Rioja), Santo Domingo de Silos (Burgos), seguimos por Valladolid, Salamanca y Ávila, para terminar en la madrileña ciudad de Alcalá de Henares.

SAN MILLAN DE LA COGOLLA - La Rioja.

Las primeras manifestaciones escritas en lengua castellana son las ‘Glosas Emilianenses’ y aparecieron en San Millán de la Cogolla, una ciudad Patrimonio de la Humanidad desde al año 1997. Probablemente estos escritos en latín, romance hispánico y vascuence medieval datan de finales del siglo X o de principios del XI y fueron escritos en los monasterios de Suso y Yuso, importantes además de por su labor cultural por su patrimonio arquitectónico. Resaltar también que en esta ciudad riojana se gestó el primer poeta en lengua castellana, que no es otro nada más que Gonzalo de Berceo. Y por supuesto, no hay que abandonar San Millán de la Cogolla sin contemplar los bellos paisajes que ofrece el valle del Cárdenas.

Pasillos del Monasterio de San Millán de Yuso (III). San Millán de la Cogolla (La Rioja) (Fisheye Vision)

Continuando la ruta llegamos a Santo Domingo de Silos, en las castellanas tierras de Burgos. Su vinculación con la historia de la lengua le viene dada principalmente por las ‘Glosas Silenses’, otra de las primeras manifestaciones escritas en lengua romance a finales del siglo XI. El monasterio de Santo Domingo de Silos es una muestra del pasado, obra cumbre del románico en la Península Ibérica, con un espectacular claustro y bellos capiteles. Es en este espacio donde se localiza el ciprés al que Gerardo Diego dedicó sus versos. Asimismo, si lo visita nada mejor que hacerse gala de los cantos gregorianos de los monjes de Silos que han dado la vuelta al mundo.

Burgos - Santo Domingo de Silos - Monasterio

Sepulcro de Santo Domingo de Silos

Y llegando a Valladolid comienzan a resonar nombres reales e históricos como el de los Reyes Católicos, que contrajeron aquí matrimonio, o el de Cristóbal Colón. Pero si por algo destaca la ciudad es por la latente historia de su Universidad y las obras de escritores que ha dado esta tierra: José Zorrilla, Miguel Delibes, Jorge Guillén y Paco Umbral entre otros. Incluso, el propio maestro de las letras castellanas, Miguel de Cervantes Saavedra vivió en Valladolid en sus años más fértiles, y recogió en sus páginas bonitos emplazamientos vallisoletanos, tales como plazas, calles o palacios que aún se pueden recorrer.

Universidad de Valladolid

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988 nos adentramos en Salamanca, la ciudad del conocimiento y adalid del patrimonio artístico de España. Pero centrándonos en las letras que hoy nos ocupan, relevante papel en el castellano jugó su Universidad, la más antigua de España, y lugar en el que Antonio de Nebrija redactó la ‘Primera Gramática en Lengua Castellana’ en el año 1492. En su seno impartió clases Fray Luis de León y ejerció como rector el conocido Miguel de Unamuno. Si acude a Salamanca, no se olvide de recorrer sus calles, catedrales, palacios y casonas, y por supuesto contemplar la majestuosa Plaza Mayor. Salamanca aparece además en obras literarias como ‘La Celestina’ de Fernando de Rojas, la obra anónima de ‘El Lazarillo de Tormes’ o la Novela Ejemplar cervantina ‘El Licenciado Vidriera’.

Universidad Salamanca

Y de Salamanca a Ávila, otra ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1985. Estamos ante el mejor ejemplo de villa medieval amurallada con nueve puertas, las mismas que invitan al turista a bucear en su histórica literaria y monumental. Y es que en Ávila se alzan multitud de iglesias románicas y góticas, catedrales y conventos, pero sobre encontramos el que fue escenario de las vivencias místicas de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Sin duda, dos referentes indispensables en el trabajo religioso y literario del siglo XVI y posteriores. Considerada como “ciudad de los santos y de los cantos”, de ella dijo el escritor José Martínez Ruíz ‘Azorín’, que era “quizá la ciudad más siglo XVI de España”.

Santa Teresa

Torreón de los Guzmanes y San Juan de la Cruz

Llegamos al final de nuestra peculiar ruta de las letras, y en ella no podía faltar la ciudad madrileña de Alcalá de Henares, donde alcanza su cima el castellano y en la que se emplazaba la antigua Complutum romana, que además fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1998. De esta manera, la Universidad Complutense ha sido a través de los años un centro cultural vinculado estrechamente a Alcalá, y en su Paraninfo se entrega el máximo galardón de las letras españolas, el Premio Cervantes de Literatura. Por sus calles han paseado personajes de la talla de Quevedo, Cisneros, Nebrija, etc, pero si alguien ha jugado un papel predominante en esta ciudad, ese fue el escritor más conocido en nuestra lengua: Miguel de Cervantes Saavedra. Aquí nació y vivió buena parte de su vida, y su huella ha quedado grabada a fuego en la ciudad, en espacios como la Plaza de Cervantes, su Casa Natal, el Instituto Cervantes, el Centro de Estudios Cervantinos y un sinfín de monumentos más.

007004 - Alcalá de Henares

Recuerde que si quiere conocer de primera mano el origen de lo que hoy nos identifica, nuestra lengua, no hay nada mejor que hacer una parada en el camino, o varias… Y para ello, nada mejor que alojarse en los hostales y hoteles que en Infohostal hemos reservado para usted al mejor precio del mercado. Y todo para que el viajero sólo se preocupe por lo único, disfrutar de la estancia y de todos los deliciosos rincones que albergan estas ciudades.

Sin comentarios

Arroces para chuparse los dedos… y sin pisar Valencia

La Comunidad Valenciana ha sido y es por excelencia la cuna de los mejores guisos preparados con arroz en España, destacando por supuesto el papel fundamental que brinda Alicante en este campo, donde se encuentran las mejores arrocerías de nuestra geografía. Desde el arroz seco a caldoso, con delicioso aroma a pescados, mariscos o carnes, hechos en paella, en olla de barro o bien en caldero de hierro, las variedades de arroces son inacabables. Y para degustarlas hoy les proponemos restaurantes especializados en la materia que podemos visitar en ciudades bien diferentes a Valencia. ¡Buen provecho!

Arroz meloso con Almejas

En Madrid, nos topamos con el Restaurante el Serete, localizado en la calle Leganitos 26, en el distrito centro de esta ciudad española. Estamos ante un restaurante familiar con manteles de cuadros de antaño, pero especializado en lo que mejor saben hacer sus trabajadores, una rica cocina casera en la que priman sus platos principales con base de arroz. Y es que de sus fogones salen más de 10 tipos distintos de arroces, destacando la paella con bogavante, el arroz marinero caldoso y el arroz negro con ali oli. Y en la vecina Aranjuez se emplaza el Restaurante de Rodrigo de la Calle, concretamente en la Antigua Carretera de Andalucía 85. Es un espacio con una cocina mucho más innovadora que el anterior, ofreciendo a diario a sus comensales arroces insólitos con algas, con verduras del desierto o con cerdo ibérico. El cocinero Quique Dacosta es el encargado de llevar la sartén por el mango en el lugar, y en sus especialidades nunca falta la salmorreta (pasta de ñoras) ni los fondos de pescado, de caza, de verduras. No es recomendable por la cantidad, pero sí por la calidad y el sabor de sus platos.

arroz negro + salmón & mariscos

Revolucion Verde-28

Continuamos nuestra ruta arrocera en el Restaurante Venezuela, en la Calle de Campoamor s/n de San Pedro de Pinatar (Murcia). Ésta es sin duda la mejor arrocería de la zona, donde se sirve su impresionante caldero tradicional de arroz murciano. Un manjar para cualquiera de los sentidos en un recipiente que contiene cinco raciones, que harán a sus clientes disfrutar de este plato cocinado con casquería marina, pescado, caldo y arroz. Se sirve meloso y sin tropezones. Y de Murcia nos desplazamos hasta la bella Valladolid, donde hallamos el Restaurante El Trébol, en la calle Turina 18. En su espacio se cuecen una gran variedad de platos destacando sus arroces, siendo la estrella el arroz caldoso con nécoras, pero sin olvidarse del arroz con solomillo y boletus y de su pecaminoso arroz negro.

Arroz Caldero

Terminamos nuestro recorrido de hoy con dos restaurantes ubicados en Cataluña, concretamente uno en Girona y otro en Barcelona. Restaurante Els Tinars lo podemos frecuentar en la ciudad de Llagostera (Girona), en la carretera de St. Feliu a Girona, Km. 7,2. Se trata de un restaurante especial, cuya variedad oscila principalmente entre los arroces secos, ocupando los primeros puestos de su ranking culinario los cocinados con espardeñas y el arroz con salchichas y butifarra negra. Y en Barcelona, en el Paseo de Juan de Borbón 58 está el Restaurante La Mar Salada, con una cocina de la que salen grandes variedades de arroces marineros. Todos ellos se sirven secos o melosos, con gambas, con sepia, con bogavante, etc. Recomiendan probar el arroz del ‘señorito’ y aunque no sea arroz y sí prima hermana del mismo, su fideuá de langostinos.

Les Cols (2010)

Arroz bogavante

Y después de un descomunal banquete en cualquiera de los restaurantes que les hemos propuesto, lo más razonables es que le apetezca descansar y reponer fuerzas, y para ello en Infohostal hemos seleccionado para usted una amplia oferta de hoteles y hostales en todas estas ciudades españolas a precios muy económicos. Confíe en nosotros y preocúpese sólo de disfrutar con nuestra gastronomía. Y… ¡feliz Navidad!

Sin comentarios